Seleccionar página
El hospital tradicional de Keur Massar (Senegal)

El hospital tradicional de Keur Massar (Senegal)

El hospital tradicional de Keur Massar (Senegal)  

El hospital tradicional del Keur Massar está situado a 30 kilómetros de Dakar en tres hectáreas de terreno cedido por el Estado en 1980 a la impulsora de este proyecto, la doctora Yvette Parès. En la actualidad, alberga un hospital de día en medicina tradicional, una farmacia, un laboratorio, un jardín botánico, una escuela, un centro de formación y otro de voluntariado. Está alojado en una infraestructura muy diferente a los hospitales en su concepción moderna. Sus construcciones son sencillas, adaptadas a la forma de vida y al entorno del país. La disposición del espacio respeta el circuito del medicamento desde la cosecha (en el jardín) hasta la entrega del medicamento (farmacia) pasando por la producción (limpieza, corte, secado, preparación) y la prescripción del terapeuta. Un anexo del Hospital está abierto en Dakar (Grand Yoff) para la entrega de tratamientos y consultas.

 

 

La filosofía del Hospital Tradicional

La filosofía que inspiró a la pionera Yvette Parès fue la de facilitar encuentros entre médicos modernos y terapeutas tradicionales de Senegal, países africanos y otras regiones del mundo para crear vínculos basados  en el respeto mutuo y la confianza y así permitir el enriquecimiento de las prácticas del arte médico.

Para ello, fundó la asociación “Rencontre del Médecines” en 1980, que obtuvo en 2001 el estatus de ONG y el reconocimiento como organización de utilidad pública. Su objetivo era dar a conocer las medicinas y farmacopeas tradicionales y fomentar  la vocación por la fitoterapia, el cultivo, la distribución  y el uso de plantas medicinales. 

La ONG “Medecine Meeting” gestiona el Hospital Tradicional de Keur Massar y define la política a implementar. Vela por su ejecución y ejerce un control a priori ya posteriori sobre las actuaciones del centro. Los fines que guían esta gestión son establecer una alternativa terapéutica creíble mediante el desarrollo de una gama más amplia de medicinas tradicionales mejoradas; recuperar y conservar el conocimiento de la riqueza del acervo terapéutico nacional; difundir los beneficios de la farmacopea para despertar vocaciones y fomentar la colaboración entre diferentes medicamentos, prácticas y métodos.

http://hopitaltraditionnelkeurmassar.org/

 

La doctora Yvette Parès, el origen                                                                                                                                   

La profesora Yvette Parès, que llegó a la Universidad de Dakar en 1960, trabajó primero en la investigación de microbiología de suelos para la industria minera, investigación que le permitió obtener datos interesantes sobre la biología de un grupo particular de bacterias, las micobacterias.

En 1969, tras obtener su licenciatura en medicina, comenzó a investigar el patógeno de la lepra, Mycobacterium leprae, que logró cultivar. La doctora Yvette Parès estuvo en contacto frecuente con pacientes leprosos cuya situación era dramática: pacientes desfigurados, paralizados, mutilados, portadores de ulceraciones, perforantes plantares…

Parecía que la quimioterapia (sulfonas, sulfonamidas retardadas) – administrada a lo largo de muchos años- había sido incapaz de detener la progresión de la enfermedad. Durante los años 1976-1978, los antibiogramas realizados demostraron la eficacia de plantas reputadas como las principales contra la lepra.

Así nació la idea de colaborar con reconocidos terapeutas africanos en el tratamiento de la lepra. pero como hacer esto? ¿Cómo podría transmitirse este conocimiento tradicional a un extranjero formado en la cultura médica occidental? El acercamiento de los terapeutas tradicionales fue facilitado por el responsable del jardín botánico de la Facultad de Ciencias de Dakar – Yoro Bâ – quien permitió a Yvette Parès conocer a un terapeuta Fulani, muy anciano y de gran renombre, Dadi DIALLO, quien en Diciembre de 1979, acepta dejar su pueblo y venir a instalarse en las inmediaciones de Dakar para enseñar el tratamiento de la lepra a la profesora Parès.

 

 

En 1980, se creó una estructura de tratamiento de la lepra en distritos periféricos de Ouakam, Cambérene y Dakar, gracias a la subvención del presidente Léopold Sedar Senghor.  A pesar de la distancia, la presencia de los leprosos molestaba y fue necesario alejarse aún más de la hostilidad de algunos habitantes de estas ciudades. Se ubicaron en un lugar remoto en el monte, sobre los escombros de una colonia agrícola en desuso, donde la profesora, Dadi Diallo y Yoro Ba encontraron el lugar ideal para instalar el Centro de Atención Antileprosos Keur Massar.

 

Centro antilepra

A este centro de lucha contra la lepra, que se convertirá en el Hospital Tradicional, el presidente Abdou Diouf le asignó unas 80 hectáreas de terreno alrededor de los edificios. Estaba relativamente aislado en el corazón de una zona verde compuesta por áreas de cultivo (huertas, huertas de mango) y «el monte» con sus especies silvestres tanto en flora como en fauna, área que constituía los terrenos de recolección de plantas medicinales.

Los pacientes recibidos se encontraban, en general,  en estado grave y en un estadio avanzado de la enfermedad. Los tratamientos de Dadi Diallo resultaron efectivos. El trabajo conjunto y la convivencia forjó un gran vínculo de confianza entre el curandero y la doctora. Y numerosas organizaciones benéficas extranjeras empezaron a dar su apoyo al proyecto al que, poco a poco, además, se fueron sumando otros terapeutas, alumnos de grandes maestros provenientes de diferentes partes del Senegal. Cada uno fue aportando sus conocimientos específicos el uso de diferentes plantas para el tratamiento de distintas enfermedades.

Centro antisida

En 1987, el hospital empezó a acoger pacientes diagnosticados con sida que fueron tratados con métodos de la medicina tradicional del Senegal. Poco después, aquellos que siguieron los tratamientos con regularidad y perseverancia empezaron a encontrarse en excelente forma y a recuperar su vida. Este éxito se divulgó a través de la Radio de difusión nacional, lo que atrajo a muchos otros enfermos y especialistas.

Los días 11 y 12 de marzo de 1999, en Dakar, se celebró el primer Congreso Internacional de las Medicinas Tradicionales y la infección VIH-SIDA, que permitió a los practicantes de esta medicina exponer oficialmente los interesantes resultados obtenidos, no sólo en Senegal, sino en otros  países africanos. También se mostraron los avances terapéuticos de las medicinas tibetanas y budistas.

Los portavoces de Keur Massar explicaron los principios generales que han guiado la elaboración y aplicación de los tratamientos y los resultados obtenidos con una perspectiva de casi dos décadas. 

El Hospital en el año 2000 y en cifras

En el año 2000, el centro hospitalario de Keur Massar ya contaba con cinco pabellones, en los que se distribuían 142 habitaciones y 3 dormitorios; 1 edificio de enfermería para adultos; 1  edificio de enfermería para niños; espacios para consultas externas: 6 consultorios, farmacias de abastecimiento diario; vestidores, salas de masajes. Infraestructuras farmacéuticas: laboratorio, farmacia, secadero de plantas, almacén de trituración, almacenamiento y mezcla de polvos medicinales, sala de lavado de frascos y su almacenamiento, etc.

 

 

 

 

También disponía de una cocina grande, un comedor, un almacén para almacenar alimentos, 1 sala de costura, 1 escuela con 6 clases primarias. Personal médico: 5 terapeutas tradicionales y sus discípulos. Personal paramédico: enfermeras tradicionales, masajista, secretaria de recepción, dos técnicos de machaquería, cuatro majadores, seis cosechadores de plantas, 1 lavabotellas, 1 jardinero, 3 auxiliares domésticas, 8 lavanderas, 4 cuidadoras, 6 coicineras, 7 ayudantes de cocina; 1 almacenero, 1 albañil, 1 sastre, 1 chófer, 1 carretero, 6 vendedoras en farmacias externas de la ciudad; 1 gerente de farmacias externas; 5 profesores.

En total, 78 personas, junto a Ivette Parés y  Dadi Diallo.  En en momento del recuento de datos (año 2000), Parès identificó, además, a 98 adultos y 142 niños enfermos de aldeas de leprosos alojadas en el centro. Todas recibían cuidados, alimentos y educación.

Intensa actividad farmacéutica

La intensa actividad farmacéutica desarrollada en Keur Massar ha permitido atender las diversas necesidades de los hospitalizados por lepra y sida, entre otras afecciones (dermatosis, vilharziasis, parasitosis, paludismo, insuficiencia cardiaca) así como la expedición de medicamentos para todas las enfermedades médicas generales en clínicas ambulatorias. A los niños se les aplicaba, además, tratamientos preventivos.

Se distribuían medicamentos al aire libre, en aldeas de leprosos (se crearon envíos trimestrales de remedios en tres anexos), a enfermos de lepra (100 a 150) que pedían limosna en las calles de Dakar (suministro semanal). Más de cien tipos de medicamentos se vendieron en pequeñas farmacias tradicionales abiertas en Dakar y otras ciudades. El volumen de medicamentos producidos fue considerable: de 4 a 5 toneladas de polvos de plantas al año; 300 litros de aceites medicinales; 500 litros de vinagres terapéuticos.

 

 

En 2004, cuando Yvette Parès, jubilada y enferma, había dejado Senegal por un año, el hospital se enfrentó a un redimensionamiento del terreno decidido repentinamente por el Estado. La medida alteró el funcionamiento del centro, ya que la superficie de acción se redujo a tres hectáreas a la redonda. Los terrenos ocupados por el Estado se urbanizaron progresivamente y, en la actualidad,  keur Massar se ha convertido en un suburbio de la capital, donde viven unas 400.000 personas, vecinas de una de las instalaciones médicas, farmacológica y de investigación científica y formativa más prestigiosa de toda África. 

Desde Universo Gesara agradecemos a sus fundadores todo el esfuerzo y amor invertido en esta maravillosa iniciativa que tantos beneficios ha aportado para mejorar la calidad de vida de la población africana.  A quienes hoy tienen el testigo en sus manos enviamos todo nuestro apoyo para que su ejemplo cunda en todo el mundo. GRACIAS.

Más información:

La medicina africana: una eficacia sorprendente. Testimonio de una pionera. Gap ediciones. Yves Michel, 2004.

Sida, del fracaso a la esperanza. La mirada de una científica, médico de práctica tradicional. Gap Ediciones. Yves Miche, 2007.

Dentosofía. Nuestros dientes, una puerta a la salud. Del equilibrio bucal a la salud global. Gaia Ediciones. Michel Montaud, 2017.

error: El contenido está protegido.