Seleccionar página

Soberanía, soberanía, soberanía

 

El quid de la cuestión, la solución de la ecuación, lo que hay debajo, oculto, detrás de lo aparente, de todo lo que nos cuentan es que el mundo está gobernado por cuatro corporaciones que son los mismos cuatro amos, (entre ellos Blackroock y Vanguard), que, hasta aquí,  controlan todo el mercado financiero y económico, bancario, seguros, comercio, mercados,…. De forma centralizada.

Y tienes que saber y actuar en consecuencia. Tienes que tener muy claro, clarividente, que, cuando tú acudes a cualquier comercio de la bestia, estás alimentando a la bestia. Cuando tú accedes a aceptar  cualquier caramelito envenenado que te ofrece el sistema, estás alimentando al sistema. Hay que decir NO, ¡BASTA YA¡ al sistema y a sus regalos envenenados: a su sociedad de falso confort y bienestar, a su esclavitud disfrazada de libertad de elección, a su control.  Es la hora de ejercer la Libertad con la que nacemos 

Hay que crear ya un mundo alternativo (o, más bien, reconstruir, recuperar el mundo nativo que nos arrebataron para imponer el suyo).

Construir/Crear desde la Unidad, desde la Consciencia. Es el momento de trascender la centralización de los mercados, la globalización de los pueblos. Es el momento de ser Soberano, tanto los individuos como las naciones. Hay que aprovechar las brechas que se están produciendo en la Justicia, en la sociedad, en el mundo académico y científico, en la política, en la economía. En resumen, en los cuatro jinetes que sostienen esta Matrix, la de ellos, no la tuya. NO la nuestra. 

Con independencia de las películas que nos van a seguir contando: la plandemia, la farsa climática, la invasión extraterrestre, etc, etc, etc., que te llevarán a la Tecnocracia, a una dictadura global capitalsocialista tecnócrata, a su sociedad transhumanista de control absoluto. Ese es su plan, su metaverso. No es el tuyo. No es el nuestro. Nosotros vinimos aquí a otra cosa. Ellos nos desviaron de nuestro camino, de nuestro propósito de vida, de nuestra misión. Es hora de retornar al camino. 

A estas alturas de la película del NWO, salir a denunciar las máscaras, las vakunas, la plandemia, su agenda 2030  y todas sus estrategias, es absurdo. Esa fase ya tiene que estar superada. Quien entra por cualquiera de esas medidas lo hace voluntariamente. Ese es el juego de la maraña legal y mediática que han creado en esta guerra desde el minuto 0. Si no estás de acuerdo en dejarte someter, ya sabes lo que tienes que hacer. Y si lo ignoras, porque no has cuestionado nada y todavía confías sin grieta alguna que papá Estado te va a cuidar toda la vida, ha sido tu opción. Cada individuo tiene opción, elección. 

Pero, para quienes somos conscientes de que nuestra elección es otra es una pérdida de tiempo a estas alturas del guión seguir luchando contra nada ni contra nadie. Es hora ya de sobra de que tú crees, retornes a tu camino, que no tiene que ser colectivo. Si lo es, mejor.

Nos lo han dicho muchas veces ya: el despertar es un camino individual. Pero, si quieres cooperar en el despertar de consciencias, sal cada domingo, tarde o el día que quieras y puedas a la plaza de tu pueblo o ciudad,  colócate un cartel grande delante o detrás, con un mensaje claro, conciso y concreto; reparte folletos, pinks, camisetas (lo que quieras). Y permite que la semilla germine. Pero, que tu mensaje haga posible ver el bosque. Habla de lo que hay que hablar: de la esclavitud de la Humanidad desde el día del nacimiento de cada individuo, gestionada por una mafia mundial a la que tú sirves el resto  de tu vida. A veces, incluso, hasta después de tu muerte física. Porque les vendiste o, peor aún, le entregaste tu alma.

Para la mafia sólo eres un dígito inscrito en un registro (eclesiástico, civil, financiero) a través del cuál te controla y sólo te permite lo que quiere o lo interesa para sus planes. Recuerda la frase de “Matrix: La verdad, Neo, es que eres un esclavo”.

 

«El ser humano es esclavo desde el día de su nacimiento. Pero, también puede ser libre el día que decida hacerlo»

 

La prisión donde todos estamos encerrados desde el minuto 0 de nuestro alumbramiento tiene salida: toma las riendas de tu existencia. Asume tu poder. Se tú el guía de tu vida. 

 

«Soberanía, Soberanía, Soberanía» 

 

La Soberanía individual, grupal y colectiva nace de la extinción de todo contrato previo con los amos del sistema y con el propio sistema. 

Es la hora.

 

Soberanía y Salud

 

 

error: El contenido está protegido.