Seleccionar página

¿Cuál es el reto que te plantea el cielo para 2022? Según Robert Martínez.

Actúa como si fuera tu último año de vida en la Tierra. Déjate llevar por la intuición, por el corazón, por lo invisible y lo intangible. Perdona.  Entiende que tus enemigos no saben lo que hacen. Abandona la ira. Ofrece una tregua al otro. Entrega y buena disposición. Emprende para tu alma. A largo plazo. No procastines más. Altruismo. Empatía. Bondad. Si eres bueno, el universo premia.

Los malos intentarán dar una tregua. Se mostrarán como polis buenos para recuperar la confianza de los crédulos. Tienen que rebajar la intensidad de las restricciones. A poco que la Justicia haga su parte, tendremos una rebaja de la opresión.

Gran parte de la pesadilla ya está tocando a su fin. Es el principio de una gran tregua. Aunque quedan aún años en los que hay que seguir remando, porque queda trecho para llegar a la orilla. En paralelo con el proceso de la 2GM, si aquella duró unos 5 años. Esta 3GM puede durar algo parecido. Pero, teniendo en cuenta que estamos remontado mucho más de prisa. Y que está siendo mucho menos agresiva (aparentemente) que aquella, tanto en víctimas como en violencia y agresiones directas, puede que la salida del túnel llegue antes.

En la segunda mitad del año, Júpiter en Aries traerá mucha legislación, polémica y oscura. Será momento para emprender de manera egoísta y cortoplacista. Habrá recuperación económica a partir de mayo. De Mayo a Octubre viviremos momentos parecidos al mismo periodo en 2021. Aspectos Saturno-Urano. Para los no adaptados a la nueva energía acuariana y de Urano en Tauro, julio y agosto será de bajón. Noviembre volverá a tensionarse. Como en a primera mitad del año.

No visualiza apagón largo. Si es en la primera parte del año, será una estrategia de los buenos para acelerar el despertar de la última remesa de posibles semillas aún dormidas. Desde la perspectiva neptuniana, sería un acto de compasión hacia los que aún están por despertar.

Conexión cuántica. Vivir en consciencia 

La primera parte del año va a primar la conexión cuántica (Divina). Experiencia perfecta con el mundo energético. La Energía de Neptuno en Piscis es difícil de asimilar intelectualmente. Es más intuición y corazón. Se multiplicará el acceso a esta información. El acceso al canal interno se va a convertir en una autopista sin tráfico y sin peajes. El que quiera enchufarse lo va a tener muy fácil. Si, además hay eventos truculentos, será una oportunidad más para tomarse muy en serio esa introspección a la que estamos invitados.

Se trata de que entiendas, comprendas, asimiles, visualices, constates que existe un mundo energético, invisible, más allá del material, del que formas parte, te des cuenta o no, y de que actúes en base a esa premisa. Va a suponer un cambio de planteamiento vital radical. 

Se trata de vivir en consciencia, en introspección, analizando qué sucede en tu mente y cómo funcionan los procesos cognitivos y cómo se relacionan con los procesos emocionales y sentimentales. Así empiezas a establecer un tipo de conexión que ya te acompañará durante toda la vida.

Se trata de intentar que toda la sabiduría que has recibido durante toda tu vida llegue hasta tu corazón para hacerla cierta y verdadera en todo momento de tu existencia, a través de la meditación y la fe (confianza en esta verdad). No se puede quedar en contenido teórico. Tienes que aplicarlo. Si crees en ello, lánzate. Apuesta por tu corazón, por tu intuición. No te retengas. No miedo. Es el momento de llevar esa teoría al corazón.

La Energía 2022 (Júpiter-Neptuno en Piscis) ofrece la posibilidad de conectar con la Fuente, de comprender la Unión total. Todo está unificado y todo tiene un sentido.  La conexión con la Fuente se logra, básicamente, a través de la paz mental. Fuera miedos, ansiedad, incertidumbre. Conecta a través de la certeza en que todo va a ir bien.

Es muy fácil la deducción racional: algo tan perfectamente diseñado y ejecutado, como es la Vida en la Tierra; y, a mayor escala, el Universo, no puede ser fruto del azar. Es fruto de una inteligencia que me rebasa, aunque está en mí. Porque soy parte de ella. Permite que ese fractal de la Inteligencia Suprema, del Amor Infinito y de la Paz Absoluta que está en ti, actúen a través tuya.

En lugar de identificarte únicamente con el avatar físico, con el personaje de carne y hueso,  reconócete en la parte divina que hay en ti. Si eres un Dios creador, actúa como tal. Eres Paz y Amor Infinito, Creación Inteligente. Desde esa seguridad no cabe el miedo a nada, ni duda alguna. Estás en la gloria. Las dudas y el miedo surgen ante el personaje de la carne y su destino finito.

¿Cómo prepararte para la densidad de la primera parte de 2022?

Estando en paz contigo, con el prójimo, con el entorno, con la vida, con el universo. Perdona. Descubre qué eres en esencia, cuando quitas todos los filtros, programas, paradigmas, prejuicios. Ponte en la mente Divina, del diseñador y programador. Entenderás la Creación entera. Por qué existe la dualidad, los arquetipos, toda la complejidad del mundo matricial que tiene por meta final permitir la experiencia. Comprenderás que el personaje terrícola ha sido elegido por tí misma. Porque quiso tener esa experiencia.

Los seres humanos que están en el proceso de despertar no van a olvidar estos primeros meses de 2022. No les pasarán desapercibidos. Por eso, hay que ir a saco con la meditación, la reflexión, la conexión, la armonía, la ausencia de conflicto. Va a ser un periodo muy positivo para avanzar en el crecimiento individual.

Durante la segunda mitad, se abrirá la comprensión de la Creación Divina. Cuantas mejores intenciones tengas hacia tus semejantes, y hacia la creación en general, más energía divina estás movilizando. Y, por lo tanto, más recursos intuicionales (divinos) vas a tener a tu disposición. Y viceversa. No racanees en empatía, solidaridad, altruismo, humanitarismo, amor y generosidad. Lógica de abundancia. Piensa y siente a lo grande.

Conecta con la Divinidad que hay en ti

Júpiter-Neptuno en Piscis representa el Infinito, lo indefinido, lo ilimitado. Esto aplicado a la esfera espiritual es la conexión con lo más alto, con la Divinidad. Esta es una partida de ajedrez cósmica y energética, bastante complicada, donde hay que ser muy inteligentes. Cada uno tiene que hacer su parte, jugar su partida. La parte del activismo intelectual ya se ha hecho este 2021. Aunque hay que persistir. Y, además, incorporar una parte más espiritual. Sobre todo, en la primera parte del año. Estamos en el tercer año de carrera ya. Durante el primero fue el gran shock, descubrimos la profundidad  malévola del sistema. Segundo año, prosigue el despertar, se articula la disidencia, y la resistencia. Se crea una red alternativa. Este tercer año, tenemos que consolidar esa red y, además, incrementar la calidad humana y espiritual de esa alternativa. No puede ser que mantengamos la pelea interna, la división, y la negatividad con una continua información de mal rollo y miedo.

Nuestra responsabilidad, si queremos verdaderamente crear un futuro mejor, es apostar por el buen rollo dentro de la resistencia. Y por la superación espiritual. 

El reto que el cielo de 2022 propone es aprender a jugar (disfrutar) con lo invisible y lo intangible. Es un reto apasionante, emocionante y muy vívido a nivel personal. Espero que lo disfrutemos todos juntos.

Robert Martínez. 27 diciembre 2021.

error: El contenido está protegido.