Seleccionar página

En los capítulos anteriores del documental «La caída del Cabal II«, vimos cómo el Cabal creó las guerras para desestabilizar países, dividir a la gente y tomar el control. En esta parte, Janet Ossebaard desentraña «Los Protocolos de los sabios de Sión«, un texto que describe el objetivo final: un nuevo orden mundial.

Los lectores de Universo Gesara conocen ya que el Cabal ha fracasado en este objetivo final. Rotundamente. No cabía otra opción. Y ustedes también saben por qué. Pero, los cabalistas han llegado muy lejos, repartiendo sufrimiento, miedo, violencia y muerte durante milenios hasta el último rincón del planeta. Seguir exponiendo en esta página su endiablado plan pretende, en primer lugar, dar a conocer la verdad oculta durante toda la era de Piscis. En segundo, contribuir al despertar que la era de Acuario nos regala.

Es la hora, hermanos. La pesadilla concluye. Por fin, empieza a amanecer. Abran los ojos al alba.

En opinión de Janet Ossebaard, los protocolos hallados oportunamente en Rusia en 1905 ilustran la deriva histórica de lo acontecido en la Tierra durante, al menos, los últimos 240 años.

Pincha en el siguiente enlace y descubrirás, o recordarás, el momento exacto en el que se produjo la fatídica conjunción de fuerzas.

Ossebaard descarta en este nuevo capítulo de La caída del Cabal, después de meses de investigación profunda, que Los protocolos de Sión” sean un engaño. Fueron ligeramente alterados, si. Abjudicados, tal vez, a quienes no eran sus auténticos autores para sembrar la semilla del antisemitismo. Pero, no son un engaño en cuanto a los planes que describen. La realidad histórica se ha encargado de ratificarlos.

En 24 protocolos, unos supuestos ancianos sabios relatan su perversa visión del mundo, el proceso para destruirlo y su objetivo final: establecer un único gobierno mundial en el que su rey de reyes sería coronado en el trono de Sión para gobernar el planeta para siempre, y más allá.

Algunas personas creen que los protocolos fueron copiados de un viejo libro del siglo XIX: “El diálogo en el infierno entre Maquiavelo y Montesquieu”, de Maurice Joly. Otros creen que fueron copiados de la obra “Maquiavelo, Montesquieu y Rouseau”, escrita por Jacob Venedey. Además, está la teoría de Agustín Barruel,  que cree que el original había sido escrito por corporaciones. Y, luego, está el caso de un juez que dictaminó que eran falsos. En cualquier caso, genuinos o no, “Los Protocolos de los Sabios de Sión” se hallaron en Rusia en 1905.

La conexión. El origen.

Adam Weishaupt, el discípulo jesuita fundador de la Orden de los Iluminados de Baviera, en 1776, elaboró un documento que daba una clara visión de los objetivos, convicciones y protocolos del Cabal. Rothschild entregó a Weishaupt la Carta de Constantinopla, un documento que los jázaros guardaban de sus antepasados, los antiguos reyes de Sumeria, y que llevaron consigo cuando huyeron de Rusia, en torno a 1080. La influyente familia acaparaba muchos documentos y protocolos originales en su poder que inspiraron o, directamente, fueron la fuente del texto hallado en Rusia a comienzos del siglo XX.

En ese documento, la palabra jázaro fue sustituida por judío. Y la palabra hazarianos por judíos. Así resultó el texto perfecto para crear el antisemitismo en la revolución rusa y en ambas guerras mundiales para convertir a los judíos en los chivos expiatorios. Todo lo que salió mal, todo lo que los jázaros de alto rango hicieron para suprimir a la gente, se les achacó a los judíos. Cuanto más se revisa este documento y la historia del siglo XX, más se descubre que los jázaros han utilizado a los judíos para que reciban la culpa de todo.

«Los protocolos son una descripción de todos los métodos que el Cabal utilizó a lo largo del último siglo para controlar, manipular, lavar el cerebro y dominar a los goyin, la gente común, los no jázaros».

Su desdén, su desprecio, es impactante

La masa es salvaje y despliega su salvajismo en cada oportunidad. En el momento en que la masa toma la libertad en sus manos, se convierte en anarquía, que es el máximo nivel de salvajismo.

Estamos interesados en matar a los goyin. Nuestro poder está en la escasez crónica de comida, la debilidad física del trabajador. Así le haremos esclavo de nuestra voluntad.

Movilizaremos a las turbas, por la necesidad, la envidia y el odio. Eliminaremos a todos los que nos obstaculicen.

«Los nobles son un rebaño de ovejas y nosotros somos sus lobos«

Si hemos sido capaces de llevarlos a tal grado de ceguera estúpida, tenemos garantizado nuestro éxito. El grado de subdesarrollo de sus mentes no tiene comparación con la nuestra.

«Los gobiernos son meras marionetas en sus cuerdas«

Reemplazaremos a sus presidentes por títeres, nuestros esclavos, por una caricatura de un gobierno, por un presidente arrebatado a la chusma. Organizaremos elecciones a favor de los presidentes que tengan en su pasado algún oscuro secreto no descubierto. Esto los convertirá en nuestros agentes de confianza para la realización de nuestros planes por miedo a ser descubiertos. Y por el deseo natural de todos los que han alcanzado el poder de mantener sus privilegios, ventajas, lujos, etc. Nos reservamos el derecho de proponer nuevas leyes o de modificar las existentes.

Los liberales y los masones son utilizados implacablemente

El papel jugado por los liberales soñadores utópicos se mantendrá hasta que nuestro gobierno sea reconocido. Hasta entonces, continuarán haciéndonos un buen servicio. Seguiremos dirigiendo sus mentes a todo tipo de teorías fantásticas, nuevas y progresistas. Hasta que lleguemos a nuestro reino, crearemos logias masónicas en todos los países, absorbiendo a todos los que son prominentes en la actividad pública. Estas logias son nuestra principal oficina de inteligencia y medios de influencia. Las pondremos bajo una administración central, sólo conocida por nosotros. Estará compuesta por nuestros sabios ancianos.

Las tramas políticas más secretas serán conocidas por nosotros y caerán en nuestras manos el mismo día de su concepción. Entre los miembros de estas logias estarán casi todos los agentes de la Policía Nacional e Internacional. Su servicio es insustituible para nosotros, como sus medidas con los insubordinados.

A la cabeza de un complot sólo estará alguno de nuestros servidores más leales. La clase de personas que entran de buen grado son, en su mayoría, gente de mente liviana, arribistas, que no serán difíciles de tratar y utilizar.

Los nobles entran en las logias por curiosidad, o para obtener algún bocado del pastel público o para obtener una audiencia pública. No os podéis imaginar hasta qué punto el más sabio de los nobles es llevado a un estado de inconsciencia e ingenuidad en su arrogancia. Cuán fácil es arrancarles el corazón con el más mínimo mal éxito. Tan sólo con el cese del aplauso que reciben se les podría someter. Estos tigres tienen en apariencia almas de ovejas. El viento sopla libremente por sus cabezas.

Ejecutamos a los masones de manera que nadie, excepto la hermandad, pueda sospechar. Ni siquiera las propias víctimas de nuestra sentencia de muerte. Todos mueren cuando se requiere, como si fuera de una enfermedad normal. Ni siquiera la hermandad se atreve a protestar. Con tales métodos hemos arrancado de la masonería la raíz misma de la protesta contra nosotros.

La prensa será su herramienta de oro para dirigir a la multitud. A través de ella, hemos ganado el poder de influir mientras permanecemos en las sombras. Ni un solo anuncio llegará al público sin nuestro control. Todas las noticias procederán de unas pocas agencias. Estas agencias serán nuestras. Darán publicidad sólo a lo que les dictemos. Todos nuestros periódicos serán de todos los colores posibles: Republicanos, Anárquicos, Monárquicos, revolucionarios. Los tontos que crean que repiten la opinión de su propio bando recibida a través de un periódico estará repitiendo nuestra opinión, la que nos interesa que repitan.

«El pueblo se distraerá con palabras vacías y promesas rotas«

Aumentaremos la tasa de los salarios, pero no le aportará ninguna ventaja a los trabajadores, porque, al mismo tiempo, aumentaremos los precios de los productos básicos necesarios alegando que es fruto del declive de la agricultura y la ganadería.

Hay otra razón por la que cerrarán los ojos porque seguiremos prometiéndoles que les devolveremos todos los derechos y libertades que les hemos quitado en cuanto hayamos aplastado a los enemigos de  la paz y domesticado a todas las partes.

Los distraeremos con diversiones, juegos, pasatiempos, pasiones, palacios del pueblo. A través de la prensa, propondremos competiciones en el arte, deportes, de todo tipo. Estas actividades mantendrán sus mentes distraídas.  

Todas las capas de la sociedad serán infiltradas. De nosotros procede el terror y todo lo que envuelve. Tenemos a nuestro servicios personas de todas las opiniones, doctrinas: monárquicos, restauradores, demagogos, comunistas, socialistas y soñadores utópicos. Los hemos encauzado a todos en la tarea de perforar los últimos restos de autoridad. Por esto, todos los estados están en la tortura y dispuestos a sacrificarlo todo por la paz y la tranquilidad. Pero no se las daremos hasta que no reconozcan nuestro super gobierno internacional y con sumisión total.

Tenemos nuestras manos en la administración de la ley, en la realización de las elecciones, en la prensa y en la libertad de la persona. Pero, principalmente, en la educación y la formación, como piedras angulares de una existencia libre.

Los administradores que elijamos entre el público, con estricta consideración de su capacidad de obediencia, no serán personas tensas en las artes del gobierno y, por tanto, se convertirán fácilmente en peones de nuestro juego.

En las manos de los hombres de aprendizaje y genio, que serán sus consejeros especialistas criados, y criados desde la primera infancia para gobernar los asuntos del mundo entero.

A nuestro alrededor habrá una constelación de banqueros, industriales, capitalistas y, lo principal, millonarios. Todo se resolverá por cuestión de cifras.

¿Quién sospechará que todas esas personas están puestas en escena por nosotros, siguiendo un plan político que nadie ha adivinado en el transcurso de tantos siglos?

La última amenaza

Podéis decir que los goyin se revolverán contra nosotros con las armas en la mano si descubren todo esto. Pero, en OCCIDENTE tenemos preparada una maniobra de terror tan espantosa que los corazones más robustos de acobardarán.

Existe una red de túneles y corredores subterráneos por todo el mundo. Las capitales serán lanzadas al aire con todas sus organizaciones y archivos.

Causarán caos

Hemos agitado toda forma de empresa. Hemos armado a todos los partidos. Hemos establecido la autoridad como un objetivo para cada ambición. De los estados hemos hecho arenas de gladiadores, donde se disputan muchos asuntos confusos. Un poco más, y los desórdenes y la bancarota serán universales.

Este odio se magnificará pro los efectos de las crisis económicas, que dejarán de negociar en las bolsas y paralizarán la industria. Estas crisis económicas universales por las que lanzaremos a la calle multitudes de trabajadores simultáneamente en todos los países de Europa. Estas multitudes se apresurarán a derramar la sangre de aquellos que han envidiado desde sus cunas. En la sencillez de su ignorancia, podrán entonces saquearlos,

¿Recuerdan la revolución francesa? fue totalmente obra de nuestras manos.

Habrá un periodo de transición

Para poner a la opinión pública en nuestras manos, debemos llevarlos hasta el desconcierto dándoles muchas versiones contradictorias.

Para que el pueblo se acostumbre a la obediencia es necesario dar lecciones de humildad. Y, por lo tanto, reducir la producción de artículos de lujo. Restableceremos la pequeña producción maestra. Lo que significa poner una mina bajo el capital privado de las manufacturas.

En el caos resultante, las personas no se entenderán entre sí. Desalentará cualquier tipo de iniciativa personal que pueda perjudicar nuestros asuntos. No hay nada más peligroso que la iniciativa personal. Si tiene genio detrás, tal iniciativa puede hacernos más daño que millones de personas entre las que hemos sembrado la discordia.  

Debemos dirigir de tal manera la educación de  las comunidades goyin que cuando se requiera iniciativa pueda generar impotencia. Desgastaremos tanto a los nobles que nos ofrecerán un poder internacional que nos permitirá gradualmente y sin violencia todas las fuerzas estatales del mundo y formar un supergobierno.

En lugar de los gobernantes de hoy estableceremos una administración de supergobierno. Sus manos se extenderá en todas direcciones y será de dimensiones tan colosales que no podrá dejar de someter a todas las naciones del mundo.

Llegará el momento del reconocimiento de nuestro déspota que, cuando los pueblos totalmente preocupados por la incompetencia de sus gobernantes, gritarán llévatelos y danos un sólo rey sobre toda la tierra que nos dé la paz y la tranquilidad, que aniquile la causa de tanto desorden.

Entonces, la turba nos exaltará y llevará en sus manos un triunfo unánime de esperanzas y expectativas. La votación que hemos convertido en el instrumento que nos colocará en el trono del mundo habrá cumplido su propósito. Y desempeñará su papel por última vez.

El nuevo reino será espeluznante

Intensificaremos la centralización del gobierno para tener en nuestras manos todas las fuerzas de la comunidad. Regularemos todas las acciones de la vida política de nuestros súbditos con nuevas leyes.

Estas leyes retirarán una a una todas las libertades de los nobles. Nuestro reino se distinguirá por un despotismo de tan magníficas dimensiones que podremos acabar con todo goyin que se nos oponga de palabra o de hecho.

La palabra libertad saca las comunidades de hombres para luchar contra toda clase de fuerza y autoridad, incluso contra Dios y todas las leyes de la naturaleza. Por eso, cuando lleguemos a nuestro reino, tendremos que  borrar la palabra libertad del léxico de la vida, ya que implica un principio de fuerza bruta que convierte las turbas en bestias sedientas de sangre. La libertad es el derecho a hacer todo lo que la ley permite. Toda la libertad estará en nuestras manos.

En nuestros programas, un tercio de nuestros súbditos mantendrá al resto bajo observación por un sentido del deber. Sobre el principio del servicio al Estado. NO será una verguenza ser espía o informante, sino un mérito.

Cuando por fin lleguemos a nuestro reino, con la ayuda de los golpes del estado, preparados en todas partes, haremos nuestra la tarea de ver que los complots ya no existirán. Con este propósito, mataremos sin piedad a  los que tomen las armas para oponerse a la llegada de nuestro reino.

Toda nueva institución de cualquier sociedad secreta será castigada con la muerte. Los que ahora existen nos sirven, y nos han servido, pero los disolveremos, y los enviaremos al exilio, a continentes lejanos de Europa. Así procederemos con los masones goyin, que saben demasiado. Los que no sobren serán mantenidos en constante temor al exilio.

Europa será centro de nuestro gobierno. Nuestra autoridad será gloriosa, porque será todopoderosa. Nuestra autoridad será la corona del orden, y en ella estará incluida toda la felicidad del orden.

Nosotros, los legisladores, ejecutaremos el juicio y la sentencia. Mataremos y perdonaremos. Gobernamos por la fuerza de la voluntad y las armas. Las resoluciones de nuestro gobierno serán inapelables. Los jueces decidirán como nosotros dictemos.

«En nuestras manos, son ambiciones ilimitadas codicia ardiente, venganza despiadada, odio y malicia«

En nuestro gobierno abierto, todas nuestras leyes serán breves, claras, estables. Sin ningún tipo de interpretación. Para que cualquiera esté en condiciones de entenderlas perfectamente. La característica principal será la sumisión a las órdenes.

Los delincuentes serán detenidos a la primera sospecha, más o menos fundada. No se puede permitir que por temor a un posible error se dé la oportunidad de escapar a las personas sospechosas de un delito. Pues en estos asuntos seremos literalmente despiadados.

Reeducaremos a las universidades en una nueva dirección. Sus funcionarios y profesores se adiestrarán con detallados programas secretos de acción. Y estarán tan complacidos como para depender completamente del gobierno.

Reemplazaremos el estudio de la historia antigua por el programa del futuro. Borraremos de la memoria de los hombres o de los hechos de los siglos anteriores lo que no nos convenga. Dejaremos sólo los que describan todos los errores del gobierno de los goyin.

Es indispensable para nosotros socavar toda fe. Arrancar de la mente de los goyin el principio mismo de Dios y Espíritu. Y reemplazarlos por cálculos aritméticos y necesidades materiales.

Cuando lleguemos a nuestro reino, será indeseable para nosotros que exista otra religión que no sea la nuestra, del único Dios al que nuestro destino está ligado como elegidos. Por lo tanto, debemos eliminar todas las demás formas de creencia. Nuestra predicación de la religión de Moisés ha sometido a todos los pueblos del mundo a nosotros. Nuestros filósofos discutirán todos los defectos de las diversas creencias de los goyin. Pero, nadie pondrá nunca en discusión nuestra fe desde su punto de vista.

La libertad de prensa, el derecho de asociación, la libertad de conciencia, el principio del voto, deben desaparecer para siempre de la memoria del hombre. Y sufrir una alteración radical al día siguiente de la promulgación de la nueva constitución. Desde el primer momento de su promulgación, mientras los pueblos del mundo todavía están aturdidos por el hecho consumado de la revolución, reconozcan de una vez por todas que somos tan fuertes. Tan superabundamente llenos de poder, que en ningún caso les tendremos en cuenta. Y que lejos de prestar atención a sus opiniones o deseos, estamos dispuestos y somos capaces de aplastar con una fuerza irresistible toda expresión de toda manifestación en todo momento y en todo lugar.

«Hemos agarrado de una vez todo lo que queríamos y en ningún caso dividiremos nuestro poder con ellos»

Entonces, con miedo y terror, cerrarán los ojos y se contentarán con esperar lo que será el fin de todo. Hemos llevado a los pueblos de un desencanto a otro para que, al final, se vuelvan también de nosotros a favor de ese rey despótico de la sangre de Sión, que estamos preparando para el mundo.

El nuevo rey, el elegido

Este elegido de Dios es señalado desde arriba para demoler las fuerzas insensatas movidas por el instinto y no por la razón; por la briosidad y no por la humanidad. Estas fuerzas ahora triunfan en manifestaciones de robo y todo tipo de violencia, bajo la máscara de los principios de la libertad y derechos.

Han derrocado todas las formas de orden social para erigir sobre las ruinas el trono del rey de los judíos. Pero, su papel se cumplirá en el momento en que entre en su reino. Entonces, será necesario barrerlos de su camino.

Cuando el rey de Israel ponga sobre su cabeza sagrada la corona que le ofrece Europa se convertirá en el patriarca del mundo. Este rey será el verdadero papa del universo, el patriarca de la iglesia internacional.

Los protocolos de Sión retratan el mundo como es hoy. Bueno, casi. El rey de los reyes jazario no está en el trono de Jerusalén todavía. La población mundial no ha rogado al cabal que saque el orden del caos aún.

Pero, …….. ¿estamos lejos de este objetivo final?

Síguenos hasta el quinto capítulo y lo descubrirás.

https://loveotv.com/watch/la-caida-del-cabal-secuela-parte-1-al-5_nhwyPpUpkVO45dU.html#

Universo Gesara agradece una vez más su esfuerzo a todas las personas que han hecho posible este documental, principalmente a Janet Ossebaard, Cyntha Koeter y al traductor, Alvaro, de los canales: «El oráculo de Zamna», «Nada tiene sentido» y «Zamna Noticias». Gracias.

error: El contenido está protegido.