Seleccionar página

Hola. Mi nombre es Poesía. Soy una minúscula partícula del inmenso Todo que es el Universo, la Luz, la Fuente, la Energía Cósmica, la Conciencia Infinita. Me encuentro aquí y ahora para canalizar información importante.

Tengo en la Tierra padres, hijos, hermanos, compañeros, amigos, vecinos, colegas,  conocidos y allegados a los que han convertido, definitivamente,  en mis enemigos desde el 11 de marzo de 2020. Antes había ocurrido en Italia. Y antes en China,  la zona cero de la «plan-de-mia». Mucho antes había ocurrido ¡tantas veces!

Nos quieren separados, enfrentados, aterrorizados, en lucha, vibrando lo más bajo posible, hundidos en el materialismo más denso.

Como usted, como los miles de millones de personas a las que me dirijo en este momento crítico de esta Humanidad, he vivido durante meses encerrada, privada de libertad física. De nada servía tener mi residencia temporal en una de las ciudades más hermosas y con mayor patrimonio histórico,  cultural y medioambiental del mundo actual. Ya no podía disfrutarlo. Me prohibieron salir a la calle, pasear por el campo, tomar el sol en un parque, bañarme en el mar, hacer deporte al aire libre, tomar un café en un bar, abrazar a mis amigas, besar a mi madre, achuchar a mis hijos. 

Han inyectado en mis congéneres, en la mayoría de la gente que me rodea, el virus del MIEDO y la Desconfianza. Tenemos miedo a encontrarnos con otro ser humano. Tenemos miedo a tocarnos. En la práctica, están prohibidas las relaciones humanas. El otro, el prójimo, ha pasado a ser un apestado, un posible portador del virus. El contagio es la pesadilla que nos persigue desde el alba hasta la madrugada. A algunos, también durante el sueño.

Como experimento de ingeniería social planetaria, los primeros resultados obtenidos de esta prueba son altamente satisfactorios, a primera vista.  Sus organizadores podrían sentirse optimistas de cara a alcanzar la ansiada meta tan largamente proyectada. Han sido muchos los siglos de ensayo. También los errores, los fallos cometidos. Han sido miles los avisos, los libros, las películas, las profecías, los amagos,  los testeos, las tesis y las conspiraciones. Por fin, llegado el día 0, todo progresaba adecuadamente. La guerra del fin del tiempo conocido se desarrollaba según lo previsto.

Sin embargo,…….. un rumor silencioso se ha extendido por todos los rincones de la Tierra; una luz radiante empieza a invadir los corazones. El Despertar ha llegado.

Estimados compatriotas, habitantes almados de la Tierra:

El Viejo Orden Mundial está a la vuelta de esta supuesta «plan- de-mia» extendida por la élite que domina este hermoso Planeta desde tiempo inmemorial. Nunca este Mundo volverá a ser igual. La Humanidad tenía dos opciones: ceder su control absoluto y definitivo a esa élite. O asumir la Libertad que nos fue dada para crear el Mundo que realmente queremos.

Ha llegado la hora de la Verdad. Ya no cabe más demora. La decisión era nuestra. Es nuestra, mía, tuya, suya; de todos y cada uno de los Seres venidos a experimentar este Momento en este Espacio y en esta Dimensión. Y hemos decidido: estableceremos el Cielo en la Tierra. Hágase la Luz, hermanos.  

Y Dios dijo: «Hágase la Luz». Y la Luz se hizo. No cabía otra posibilidad.

error: El contenido está protegido.