Seleccionar página

Nueva crónica sobre actualidad geopolítica mundial de Calcioc.

El cambio climático se pone de acuerdo para quemar todos los veranos los mismos parques naturales en los mismos países

El cambio climático también se puso de acuerdo para quemar California entera, como cada verano. También Francia. En fin, las zonas que arden cada verano son siempre cuna del sionismo internacional, siempre en los mismos países y en parques naturales, pero debe ser mera casualidad.

https://odysee.com/@Contrapunto:9/evacuaciones-a-gran-escala-por-los:d

https://odysee.com/@Contrapunto:9/evacuaciones-en-california-por-incendios:b

Lo del cambio climático es como la democracia. Sólo es buena si sale lo que quiero yo. Un paripé más, como todo esto que tiene a la cábala entre bambalinas.

https://ayl.tv/video/a-tony-benn-le-bastaron-12-segundos-en-2001-para-explicarlo/

En definitiva, los laberintos de estas trampas infinitas no tienen límites. Y en esos laberintos, Azerbaiyán se ha convertido en el nuevo tonto útil que ha encontrado la UE para evitar mayores compras de gas ruso, que comprarlo siguen comprándolo. Pensar que un estado tan pequeño, entre dos gigantes energéticos como son Irán y Rusia, va a propiciar una independencia energética de Europa es sencillamente ridículo. Resulta de risa ver cómo se hacen la foto con este tipo de medidas. La alternativa sigue pagándose cara.

Europa no tiene mucho que hacer en la situación actual de facciones en guerra interna. En general, el anglosionismo está por entero igual. Ya se le ven las vergüenzas a diestro y siniestro.

https://odysee.com/@ActualidadRT:9/4X5-_Yo-y-otras-personas-con-las-que-crec%C3%AD-tenemos-c%C3%A1ncer_:7

http://www.cubadebate.cu/noticias/2022/07/18/estados-unidos-participo-en-350-golpes-de-estado-revelo-investigacion-video/. Imprescindible

China y Rusia siguen llevando la voz cantante 

Los Estados Unidos han buscado empujar a Rusia de regreso a sus tierras continentales desde la desaparición de la URSS en 1991 y establecer un cinturón de estados en una franja costera que rodea el continente euroasiático (el «Rimland» de MacKinder y Spykman). Esta estrategia, naturalmente, terminó provocando una reacción geopolítica de Rusia.

En continua expansión desde el final de la Guerra Fría, Estados Unidos finalmente se encontró en una sobreextensión geopolítica. El giro geopolítico se produjo en Siria, con la intervención rusa en 2015, y la batalla de Alepo, que frustró el cambio de régimen impulsado por Estados Unidos y sus aliados Rimland para seguir expandiendo la zona de influencia euroatlántica.

En declive geopolítico desde el fracaso del cambio de régimen en Siria en 2015, seguido de la salida de Afganistán en 2021, Estados Unidos se reposicionó en una segunda línea de frente en el Indo-Pacífico al operar un endurecimiento geopolítico con los países anglosajones dentro de la alianza AUKUS.

El retroceso geopolítico de una potencia siempre deja un vacío que viene a llenar una potencia contraria. El repliegue geopolítico de Estados Unidos y su instrumento, la OTAN, está provocando que Rusia regrese a sus áreas de interés prioritario y sus tierras históricas (exterior cercano).

Rusia, a través de sucesivas operaciones militares (Georgia 2008, Siria 2015, Ucrania 2014, 2022), u operaciones de imposición de la paz (Nagorno Karabaj 2021), ha recuperado la iniciativa y busca aflojar el cerco de la OTAN en Rimland, que se estaba expandiendo a su costa, con las sucesivas ampliaciones de la OTAN desde el final de la Guerra Fría.

Esta continuación del cambio geopolítico no está exenta de dificultades, ya que Estados Unidos y sus aliados de la OTAN buscan hacer de Ucrania un nuevo Afganistán para Rusia. La dureza de los combates entre los ejércitos ucraniano y ruso es, sobre todo, el resultado de la ayuda militar proporcionada por todos los países de la OTAN, con Estados Unidos al frente de Ucrania desde 2014. Esta ayuda masiva se ha centrado en el entrenamiento, el armamento del ejército ucraniano, pero también la construcción de infraestructura militar (puertos, bases militares de entrenamiento, etc.) y desde el inicio de la operación rusa, con entregas de armas desde Polonia y Rumanía, el suministro continuado de inteligencia (continuum OTAN-Ucrania), sanciones económicas masivas, y apoyo a la guerra de comunicaciones de Ucrania contra Rusia.

No obstante, la operación militar rusa de 2022 conducirá inevitablemente a la neutralización de Ucrania, es decir, a la renuncia a la OTAN, condición mínima y necesaria para poner fin a la crisis.

(…) Hoy, Estados Unidos no puede maniobrar en dos frentes contra Rusia y China, sin aliados directamente alineados con sus prioridades. Es necesario recordar la postura geopolítica de los Estados Unidos que consiste en cercar Eurasia con dos puntos de apoyo principales, el frente europeo y el frente del Indo-Pacífico.

De hecho, Estados Unidos buscó desencadenar la intervención rusa en Ucrania, para convertir a Ucrania en un estado fachada contra Rusia para provocar una guerra de desgaste, y transformar definitivamente la UE en un sustituto de la OTAN. Es decir, OTANizar la UE. Recuerde que esta crisis refuerza el estatus de protectorado de los estados europeos miembros de la OTAN frente a Estados Unidos. Sólo Francia puede reclamar la independencia estratégica con la posesión del arma nuclear.

Ucrania ha sido elegida como campo de batalla decisivo en la guerra de Estados Unidos y la OTAN contra Rusia. Esta maniobra explica el rechazo deliberado por parte de Estados Unidos a cualquier negociación sobre una nueva arquitectura de seguridad. Francia y Alemania, garantes europeos del proceso de Minsk, han fracasado en la implementación de estos acuerdos sobre la federalización de Ucrania. El proceso ha sido constantemente bloqueado por el régimen de kyiv reforzado por la maniobra de Estados Unidos para torpedear estos acuerdos. Francia y Alemania no pudieron oponerse y, peor aún, la acompañaron al no haber ejercido nunca presión sobre Kyiv.

Estados Unidos hace el siguiente cálculo: al fijar la Europa de la OTAN contra Rusia, delega este frente europeo (European rimland) a la OTAN manteniendo su papel de liderazgo, y puede concentrar más energía en el frente de Asia (Indo-Pacífico rimland) contra China. Al reforzar la dependencia de los europeos de la OTAN, Estados Unidos quiere obligar a los europeos a alinearse con su objetivo de contrarrestar a China, por medio de una OTAN global. Sin duda, también esperan convencer a China de que juegue un papel de mediador en este conflicto para presionar a Rusia y lograr un condominio estadounidense-chino. Esta opción sigue siendo hipotética por el momento con la negativa de China a embarcarse en el frente antirruso.

http://www.elespiadigital.com/index.php/noticias/geoestrategia/38324-2022-07-18-11-48-02

https://odysee.com/@ActualidadRT:9/lavrov-occidente-crisis:4.  Imprescindible

 

La Iniciativa de Seguridad Global de Xi Jinping 

El presidente de China, Xi Jinping, propuso la Iniciativa de Seguridad Global, que, en su opinión, puede ayudar a lograr la estabilidad en la arena internacional. Sin embargo, desde Washington sostienen que las ideas de «la visión de Pekín» pueden socavar «valores universales».

¿En qué consiste la iniciativa?

Cuando presentó la iniciativa en abril, el mandatario chino hizo hincapié en que «los países de todo el mundo son como pasajeros a bordo del mismo barco que comparten el mismo destino». «Para que el barco supere la tormenta y navegue hacia un futuro brillante, todos los pasajeros deben trabajar juntos. La idea de arrojar a alguno por la borda simplemente no es aceptable», subrayó.

Según su opinión, es importante:

  • Seguir comprometidos con el concepto de la seguridad «común, amplia, cooperativa y sostenible», así como trabajar para mantener la paz y la seguridad en el mundo
  • Respetar la soberanía y la integridad territorial de todos los países y no interferir en sus asuntos internos
  • Cumplir con los «objetivos y principios de la Carta de las Naciones Unidas, rechazar la mentalidad de la Guerra Fría, oponerse al unilateralismo y decir no a la política de los grupos y enfrentamiento entre bloques»
  • Tomar en serio las «preocupaciones de seguridad legitimas de todos los países», respetar el principio de la seguridad indivisible, crear una arquitectura de seguridad efectiva y equilibrada y oponerse a los intentos de lograr la seguridad de una nación a expensas de la seguridad de otro país
  • Resolver las disputas entre las naciones de manera pacífica, a través de diálogos y consultas, rechazar el doble rasero y oponerse al uso de las sanciones unilaterales
  • Mantener la seguridad «en dominios tradicionales y no tradicionales» y «trabajar juntos en disputas regionales y desafíos globales, como el terrorismo, el cambio climático, la ciberseguridad y la bioseguridad»

Entretanto, Li Kexin, director general del Departamento de Asuntos Económicos Internacionales del Ministerio de Asuntos Exteriores chino, expresó la esperanza de que «EE.UU. eche un serio vistazo a la Iniciativa de Seguridad Global […] que introduce nuevos elementos para defender la paz global».

«Espero que EE.UU. pueda mirar esta iniciativa muy seriamente porque tienen un Estado muy fuerte para la seguridad mundial. Nos gustaría ver que China, con otros grandes países, incluido EE.UU., pueden trabajar juntos para impulsar, desarrollar y materializar juntos la importante Iniciativa de Seguridad Global», enfatizó, citado por Global Times.

The Financial Times describió la iniciativa como «parte de los esfuerzos cada vez más frenéticos de Pekín para oponerse a los bloques liderados por EEUU,al que culpa por el conflicto y las tensiones globales»

Comentando la iniciativa, Wang Huiyao, presidente del Centro para China y Globalización (CCG, por sus siglas en inglés) afirmó a Michael Schuman, para un artículo publicado este miércoles en The Atlantic, que «el mundo está empezando a desmoronarse».

«China, al ser una de las mayores partes interesadas en este sistema global, sintió que hay necesidad, hay urgencia para proponer algún tipo de recomendaciones de seguridad e iniciativas» con el fin de «empezar un diálogo constructivo sobre este asunto» y «minimizar el riesgo de [que el mundo] caiga en otra catástrofe», afirmó.

A su vez, Tuvia Gering, investigador del Instituto de Jerusalén para Estrategia y Seguridad, declaró que «los responsables políticos chinos creen que el actual orden mundial está dirigido hacia la hegemonía de EE.UU., que […] el mayor poder del mundo está haciendo todo lo que puede para contener y suprimir y rodear a China». «Necesitan establecer la infraestructura para un mundo más centrado en China o, por lo menos, menos centrado en EE.UU., en Occidente», indicó.

«Los países están clamando urgentemente por un nuevo paradigma de seguridad global basado en la igualdad y la confianza mutua ante los rápidos cambios en el entorno internacional. La Iniciativa de Seguridad Global fue diseñada para proteger los intereses de seguridad de un espectro más amplio de personas en el mundo»

(…) Es importante señalar que Washington está muy celoso del tema del suministro de equipos a China para la producción de microchips. Un ejemplo llamativo es la empresa china SMIC. Ella ha estado viviendo bajo el yugo de las sanciones estadounidenses durante varios años, por lo que se ve privada del acceso a equipos modernos y no puede dominar tecnologías litográficas avanzadas.

Washington quiere evitar que las empresas chinas incluidas en la lista negra realicen compras en otros países. La primera de las empresas chinas del sector TI bajo las sanciones golpeadas por los aliados de Washington fue la empresa china Huawei. Era cliente habitual de la corporación taiwanesa TSMC. Huawei representó alrededor del 15% de la cartera de pedidos de la corporación taiwanesa. Bajo la presión de Washington, TSMC detuvo por completo las entregas de microchips a la empresa china en mayo de 2020.

La siguiente empresa china con la que TSMC se negó a trabajar bajo la presión de Washington fue Phytium Information Technology, un desarrollador de supercomputadoras de Tianjin (fue incluido en la lista negra de Washington en la primavera de 2021). La taiwanesa Alchip Technologies, que en 2020 generó el 39% de los ingresos de la cooperación con un cliente chino, también anunció la interrupción de la producción de todos los productos pedidos por Phytium. El ministro de Economía de Taiwán, Wang Mei-hua, en relación con las sanciones contra los desarrolladores chinos de supercomputadoras, dijo que los fabricantes de la isla seguirán las directivas estadounidenses.

Washington también está presionando a otros socios de empresas chinas en el campo de las tecnologías digitales y la microelectrónica (de Japón, Corea del Sur, India, Malasia). Así, en mayo del año pasado, el gobierno indio presentó una lista de fabricantes de equipos para redes 5G con los que los operadores móviles podrán trabajar; incluía a Ericsson, Nokia y Samsung, pero no incluía a Huawei ni a otra empresa china: ZTE.

La empresa china SMIC, mencionada anteriormente, planeaba comprar el equipo necesario a la empresa holandesa ASML, pero Washington insistió en que ASML rechazara a los chinos.

China está tratando de obtener los equipos y microchips necesarios para la microelectrónica utilizando esquemas «grises» (principalmente cadenas de intermediarios). En primer lugar, eleva los costos. En segundo lugar, hay fallas, porque las agencias de inteligencia estadounidenses están en alerta. Por ejemplo, el senador estadounidense Roger Wicker inició una investigación contra los fabricantes de discos duros: las empresas estadounidenses Seagate y Western Digital, así como la japonesa Toshiba.Se sospecha que colaboran con la empresa china sancionada Huawei.

Hace unos años, Beijing se dio cuenta de que era inevitable una guerra de sanciones a gran escala del Occidente colectivo contra la microelectrónica china. Y comenzó a prepararse para ello. Desde 2022, se ha implementado durante cinco años un ambicioso programa de cinco años para el desarrollo de la electrónica y la microelectrónica chinas. Para ello se asignó una cantidad astronómica de 1,4 billones de dólares El programa persigue dos objetivos principales.

En primer lugar, lograr la completa autosuficiencia de la electrónica china, es decir, la sustitución total de importaciones en términos de componentes (semiconductores, microcircuitos, procesadores), equipos de producción y todo tipo de productos finales (computadoras, equipos de telecomunicaciones, equipos médicos y científicos, naves espaciales, etc). Es cierto que incluso para 2025, la sustitución total de importaciones no funcionará; en 2025, el 30 por ciento de las necesidades electrónicas chinas de microchips seguirán siendo cubiertas por las importaciones. Es probable que China, con desarrollos favorables, solo pueda lograr la independencia completa en el campo de la electrónica a fines de esta década.

En segundo lugar, para lograr el liderazgo mundial en el nivel técnico de la electrónica. Hasta ahora, China no es el más avanzado aquí, aunque en algunas áreas está cerca de lograr este objetivo. Por ejemplo, en el desarrollo de una amplia gama de superordenadores.

China admite que hasta ahora muchas supercomputadoras domésticas utilizan procesadores de la empresa estadounidenseIntel. Sin embargo, según los medios chinos, las sanciones estadounidenses no afectarán a una de las supercomputadoras chinas más poderosas de la Tierra: Sunway TaihuLight, ya que funciona completamente con hardware chino.

(…) Después del inicio de la operación militar especial de las Fuerzas Armadas de RF en Ucrania, TSMC dejó de suministrar chips a Rusia, lo que generó dificultades significativas en la implementación del programa de sustitución de importaciones ruso. La producción de chips de diseño ruso se llevó a cabo solo en esta empresa taiwanesa. Los procesadores Baikal y Elbrus fueron diseñados para convertirse en una alternativa a los chips Intel y AMD occidentales. «Estas restricciones afectarán bastante a la industria rusa, mientras que las consecuencias para TSMC serán insignificantes, ya que la participación de Rusia en las ventas mundiales de microchips es del 0,1 % » , escribe Forbes .

Sin embargo, en Taiwán, la decisión de la empresa de imponer sanciones fue criticada por el partido opositor Kuomintang. La portavoz del partido, Li Guimin , señaló que Taiwán tiene recursos naturales limitados y Rusia suministra gas neón a la isla, que es necesario para la producción de chips.

Por cierto, después del inicio de la operación especial rusa en Ucrania, el precio del neón se multiplicó por nueve. Esto amplía el espacio de oportunidades para Rusia como el mayor productor de neón y una serie de otros materiales necesarios en la producción de chips. Ante la feroz competencia en el mercado mundial de semiconductores, el precio de las materias primas para su producción se vuelve crítico.

 ¿Quién tiene al mundo de la microelectrónica agarrado por la garganta?

http://www.elespiadigital.com/index.php/noticias/geoestrategia/38126-un-contrapeso-a-la-otan-la-iniciativa-de-seguridad-global-de-china-que-preocupa-a-eeuu

https://odysee.com/@ActualidadRT:9/rusia-putin-tecnologia:4.  Imprescindible

https://odysee.com/@ActualidadRT:9/2022-07-19-Princi-Occidente-culpa-a-Gazprom-por-sus-propios-errores:f

https://www.elconfidencial.com/mundo/2022-07-21/reanuda-suministro-gas-nord-stream-1-alemania_3464509/.  Imprescindible

https://www.elconfidencial.com/mundo/2022-07-21/plan-putin-moldear-europa-conveniencia_3464191/

https://odysee.com/@ActualidadRT:9/2022.07.20_putin-4-mesta_odysee:5

https://odysee.com/@ActualidadRT:9/putin-robo-occidente:4 Imprescindible

Todo apunta a que una nueva tecnología del Dragón sustituirá a la de la cábala, tal cual ha hecho la TIAC con la IA. Y que Rusia y China no especularán con ella, ni esconderán las patentes, ni jugarán al gato y al ratón sino que la pondrán a disposición del mundo entero cuando quiten de en medio a los parásitos que lo gobiernan.

Un proyecto de dominación de tres décadas

En cuanto al asunto ucraniano la cosa sigue siendo el desastre cabalista por antonomasia. La crisis de Ucrania es la culminación de un proyecto de dominación de treinta años del movimiento neoconservador judío estadounidense. La administración de Joe Biden está llena de las mismas figuras que apoyaron los ataques estadounidenses en Serbia (1999), Afganistán (2001), Irak (2003), Siria (2011) y Libia (2011) y que hicieron todo lo posible por provocar a Rusia con respecto a Ucrania.

Estas opiniones ya no las sostienen sólo los teóricos de la conspiración, los opositores al imperialismo estadounidense o los comentaristas políticos extremistas, sino que han sido abordadas con franqueza por el economista y politólogo estadounidense Jeffrey D. Sachs, por ejemplo.

El historial de los neoconservadores es, en opinión de Sachs, «un completo desastre, y aun así el presidente Biden ha dotado a su equipo de neoconservadores». Como resultado, Biden está dirigiendo a Ucrania, a Estados Unidos y a la Unión Europea hacia un nuevo desastre geopolítico. «Si Europa tuviera sentido común, se desprendería de estos desastres de la política exterior estadounidense», argumenta Sachs.

El movimiento neoconservador nació en la década de 1970 en torno a un pequeño grupo central, varios de los cuales fueron influenciados por el politólogo de la Universidad de Chicago Leo Strauss y el profesor de la Universidad de Yale Donald Kagan.

Entre los líderes neoconservadores estaban Norman Podhoretz, Irving Kristol, Paul Wolfowitz, Robert Kagan (hijo de Donald), Frederick Kagan (hijo de Donald), Victoria Nuland (esposa de Robert), Elliott Cohen, Elliott Abrams y Kimberley Allen Kagan (esposa de Frederick). Todos ellos tienen antecedentes familiares en Europa del Este, en la antigua Unión Soviética.

El principal mensaje de los neoconservadores es que Estados Unidos debe dominar militarmente todas las regiones del mundo y que debe enfrentarse a las potencias regionales emergentes que algún día puedan desafiar la hegemonía estadounidense. Para ello, las fuerzas militares estadounidenses deberían desplegarse con antelación en cientos de bases militares en todo el mundo y Estados Unidos debería estar preparado para librar guerras seleccionadas contra las potencias rivales.

Las instituciones internacionales también deben mantenerse subordinadas a los intereses de Washington. La ONU, por ejemplo, debe utilizarse «sólo cuando sea útil para los objetivos de EEUU», de lo contrario seguiría su camino, ignorando los tratados internacionales.

http://www.elespiadigital.com/index.php/noticias/geoestrategia/38220-2022-07-05-11-25-46

https://odysee.com/@ActualidadRT:9/lavrov-objetivos-ucrania-geografia:4. Imprescindible

https://odysee.com/@ActualidadRT:9/Lavrov-Reino-Unido-EEUU:4.

 

Guerra corta

La semántica importa. Efectivamente, un acuerdo formal entre las partes interesadas o un acuerdo de paz o un «tratado de paz» de algún tipo puede llevar mucho tiempo… o incluso nunca suceder, como todavía en Corea. Y sí, el conflicto irá mucho más allá de Ucrania sólo como punto de partida de una nueva revolución ya esbozada por el presidente de Rusia, Vladimir Putin, que dividirá al mundo en dos mitades muy distintas del siglo XXI en un «antes y después«. Aún así, insisto en que la actual «guerra caliente» de disparos en Ucrania será breve, con Rusia simplemente ganando por defecto en 2023, o incluso antes, como ya se explicó en profundidad. Así que tal «cese al fuego» no necesita ningún «Tratado de Paz» o acuerdo oficial, simplemente detener por completo los disparos y los bombardeos. Ucrania simplemente depondrá su agresión por falta de apoyo europeo o será aplastada por las fuerzas rusas donde Rusia decida.

En resumen, las sanciones de la UE contra Rusia serán la razón por la que Europa y Ucrania, no Rusia, abandonen el campo de batalla y, por lo tanto, «pongan fin a la guerra» pronto, incluso si los EEUU, su plan B (más sobre eso más adelante) entraría en acción inmediatamente contra Europa (!!) tan pronto como la guerra termine en Ucrania. Entonces, gracias a sus propias sanciones de la UE, al no tener suficiente petróleo ruso, combustibles, gas natural, productos alimenticios, etc., etc., con disturbios sociales y millones de personas pasando frío y hambre, la opinión pública europea demandaría a la UE detener el apoyo en el campo de batalla para la guerra provocada de Ucrania y hacer que sus líderes reviertan las sanciones a Rusia, aceptándolo como el socio comercial confinable, como siempre lo ha sido y, por lo tanto, volviendo a la «normalidad» lo antes posible. En ese sentido, sería una guerra corta. Formalmente, diplomáticamente, puede que en realidad nunca termine. Sólo lo apunto…

(…) En la práctica, ya se está gestando una OTAN global, y la cumbre de Madrid del bloque militar liderado por EE. UU. a fines de junio de 2022 es la mejor prueba de ello. Por primera vez en la historia de la OTAN, se invitó a los estados del Pacífico (Australia, Nueva Zelanda, Japón y Corea del Sur); se intensificaron las acciones para formar ‘cuasi-alianzas’ como el QUAD (el Diálogo de Seguridad Cuadrilateral entre los EE. UU., Australia, Japón e India), AUKUS (el pacto trilateral entre los EE. UU., Gran Bretaña y Australia), y los Socios en el Blue Pacific (PBP: AUKUS más Japón y Nueva Zelanda). En contraste con la ‘OTAN clásica’, que durante mucho tiempo ha sido percibida en China como un vestigio de la Guerra Fría y los conflictos intra-occidentales. Estas alianzas tienen una clara orientación anti-china.

 

(…) Plan A revisado

Desde hace al menos 10 años, se desplegó proactivamente un plan A anglosajón para la guerra de Ucrania. Significaba tener a EE. UU. + Reino Unido apoyando completamente y moviendo los hilos desde ‘atrás’, mientras que los títeres debidamente comprados de la UE + Ucrania organizaban un ataque en grupo contra Rusia desde todos los lados, como hienas sobre su presa herida. Tal plan A, a estas alturas, obviamente, está fallando miserablemente ya que la guerra militar se está perdiendo en todos los frentes y las » sanciones a Rusia» han fracasado y, en realidad, significan terribles «sanciones a Europa» (y a los asiáticos «antipáticos»…) con el invierno levantando su fea cabeza. 

Por lo tanto, con el fracaso del plan A, ahora se requiere el plan B anglosajón. Pero antes de entrar en detalles, primero repasemos una vez más qué es el plan A: de qué se trataba y cómo fracasó. Porque Rusia no fue aplastada en absoluto bajo el peso de las sanciones y, de hecho, se benefició de más de una manera al recaudar ingresos cada vez mayores, debido a los precios inducidos más altos, por volúmenes más pequeños de exportaciones entregadas. Además, en cualquier momento, Rusia podría contraatacar con sus propias sanciones con respecto a muchas cosas que Occidente necesita además del petróleo, el gas, los alimentos y los minerales clave.

La idea básica detrás del plan A, que por cierto no es tan «nuevo», era empujar a Rusia tanto como fuera necesario para que reaccionara y luego usar esa reacción para justificar un atropello militar a Rusia. El Plan A tomaría un cronograma y tiempo precisos, comprando a quien sea en cualquier lugar, entrenando al ejército ucraniano y proporcionando una gran cantidad de fondos + armas + inteligencia + cobertura política + etc. También existía el requisito de ganar tiempo para ejecutar todo lo anterior, fingiendo activamente el cumplimiento de los Acuerdos de Minsk (vergonzosamente patrocinados y dirigidos tanto por Alemania como por Francia), que no era más que una farsa precisamente para ganar tiempo, como admitió fácilmente el ex presidente ucraniano Petro Poroshenko.                                                                                                          

error: El contenido está protegido.