Seleccionar página

El Libro de Urantia es una obra literaria, espiritual, teológica y filosófica acerca de Dios, el hombre, la vida, la religión, la filosofía y el destino. Escrita entre  1922-39, fue publicada por primera vez en EEUU en 1955.

En el texto, se señala que ha sido escrito por criaturas celestiales, a través de un ser humano dormido, a modo de contacto.

Existen controversias sobre su contenido. Unos lo consideran ciencia ficción, mientras otros lo consideran obra filosófica y espiritual. No existe una interpretación oficial de su contenido. Ninguna organización define la ortodoxia urantiana. Cada lector debe interpretarlo según su propio criterio.

Urantia, en este libro, es el nombre del planeta Tierra. Urantiano, por tanto, es sinónimo de terrícola. Su autor es anónimo. No obstante, existe una Fundación Urantia, cuyo origen es un foro cosmopolita constituida por profesionales y personas de muy diverso origen y actividad, surgido a comienzos de los años 20 del pasado siglo, impulsada por el doctor Willian Sadler.

Este foro recibió los documentos originales que luego se transmitirían a través del libro, publicado por la Fundación Urantia por primera vez en inglés en 1955. Desde entonces, el libro se ha traducido al español, alemán, coreano, estonio, finés, francés, holandés, húngaro, italiano, lituano, polaco, portugués, ruso, sueco, . Están en marcha al chino, hebreo, kurdo, checo, persa, japonés, indi…..

En una resolución judicial de 2001, confirmada por otra sentencia de 2003, la Fundación perdió los derechos de autor de la edición en inglés. Por lo que el texto de la primera edición es, desde entonces, de dominio público. Copias completas del libro se encuentran en internet en formato digital, en todos los idiomas, y gratuitas.

El Libro de Urantia dice ser la 5 Revelación celestial, que marca una época en la historia del planeta. Según su relato, las revelaciones que marcaron hitos en el devenir planetario son las siguientes:

La primera fue hace medio millón de años, tras la aparición de las seis razas de color, cuando el príncipe Kaligastia fundó una ciudad en Medio Oriente, llamada Dalamatia, con el propósito de ayudar a convertir al humano de cazador a labriego. Durante 300.000 años funcionó perfectamente, pero con la rebelión de Lucifer, y la adhesión de Kaligastia a su causa, el plan se interrumpió y muchos de los avances logrados se revirtieron por la confusión posterior.

La segunda revelación tuvo lugar hace 37.000 años, cuando Adán y Eva llegaron a Urantia y se establecieron en una zona llamada Edén, con la misión de mejorar la calidad genética de las razas humanas, a través del cruce de éstas con su progenie.

Este objetivo no llegó a consolidarse, porque 117 años después de llegar al Edén, Eva cayó en el error de procrear con un humano, contraviniendo la indicación divina de que sólo su progenie podía proceder de esa manera, una vez que hubiera alcanzado el millón de individuos. Esta acción de Eva, y la decisión de Adán, de acompañar a su compañera en cualquier destino que le correspondiera por su error, tuvo como consecuencia que ambos perdieran su condición de inmortalidad y que, cuatro siglos después de la falta, murieran de vejez.

La tercera revelación fue realizada por Makiventa Melquisedek, quien se presentó en Palestina hace cerca de 4.000 años, con el propósito de mantener vivo el monoteísmo, porque iba en retroceso en todo el planeta y pactó con Abraham que si él y su descendencia mantenían la fe en un Dios monoteísta, de su pueblo nacería un enviado de las alturas.

La cuarta revelación la hizo Jesús de Nazaret con el doble propósito de descubrir la personalidad de Dios al hombre, actuando en cada ocasión como habría actuado Dios mismo de haber estado aquí, y la segunda revelar al Universo la personalidad de una criatura humana consagrada a cumplir la voluntad de Dios.

La quinta revelación es el Libro de Urantia, que consta de un prólogo y cuatro partes. En el prólogo, se describe detalladamente los términos y conceptos que se emplearán a lo largo del libro. Por ejemplo, Dios se define como manifestación personal de la Deidad. Divinidad: medida de semejanza con la Deidad. Deidad: entidad creadora y sostenedora del Universo.

Otros términos, que manan del propio libro, se definen de una manera más completa. Por ejemplo: absonito, majestón, dioidad, etc.

En la primera parte (El Universo central y los superuniversos) se describe al Padre Universal, al Hijo Eterno, al Espíritu Infinito, la Trinidad del Paraíso, la Isla del Paraíso, las personalidades más elevadas de la Administración universal, el Universo central de Jabona, los Superuniversos, las Huestes seráficas del universo central y de los superuniversos,  las Órdenes de los Espíritus ministrantes y el cuerpo  de la finalidad.

La segunda parte (El Universo Local) desarrolla la creación y evolución del universo local, los hijos de Dios de los universos locales, el espíritu madre del Universo local, la implantación de vida, los portadores de vida, las huestes seráficas de los universos locales, los adanes y evas planetarios, los mundos habitados, las épocas planetarias, la rebelión de Lucifer y la Unidad universal. La tercera parte (La historia de Urantia) describe la historia del planeta Tierra desde antes de que se formara el sistema solar hasta la época de Jesús de Nazaret. Incluye un análisis geológico, sociológico y cultural de la evolución. Algunos de sus títulos son: El origen de Urantia, el establecimiento de la vida en Urantia, la primera familia humana, las razas evolutivas de color, el supercontrol de la evolución, la rebelión planetaria, las instituciones humanas primitivas, el desarrollo del estado,  la falta de Adán y Eva, las criaturas intermedias, la evolución del matrimonio, los orígenes de la adoración, la evolución del concepto de Dios entre los hebreos, la deidad y la realidad, el origen de la naturaleza de los ajustadores de pensamiento, la supervivencia de la personalidad y el Ser Supremo, entre otros.

La cuarta parte (La vida y las enseñanzas de Jesús) relata la vida completa y detallada de Jesús de Nazaret, desde antes de nacer hasta la resurrección, año por año. Ocupa un tercio del total de páginas del libro. Las tres partes anteriores constituyen el marco conceptual en el que debe ser interpretada la vida de Jesús. El nacimiento y la infancia de Jesús, los años de la adolescencia, los años de transición, Juan el Baustista, el bautismo y los cuarenta días, los doce apóstoles, el monte de la transfiguración, la resurrección de Lázaro, la traición y el arresto de Jesús, la cruxifición, el periodo en la tumba, la resurrección, las apariciones morontiales de Jesús, el advenimiento del espíritu de la verdad y la Fe de Jesús.

Contenido teológico y cosmológico

El libro de Urantia declara la existencia de un Dios trino, personal, autoconsciente y volitivo, creador y sostenedor del Universo, y está motivado primordialmente por el Amor.

Define Amor como el deseo de hacer el bien a los demás. Respecto a las demás criaturas del Universos, Dios es ante todo un Padre. Si bien tiene semejanzas con el cristianismo, no es una escisión ni una extensión. Presenta una nueva perspectiva de los dogmas  de la Trinidad y de la Divinidad de Jesús de Nazaret. Y describe una personalidad de mente universal coordinada con la divinidad de Jesús, el espíritu creativo del universo local. Pero, niega dogmas cristianos como la virginidad de María, la doctrina del pecado original, la expiación, el infierno, el purgatorio y la resurrección de la carne. Aunque, ofrece explicaciones a estas posturas teológicas.

Describe al Universo maestro como centrado en la isla eterna del Paraíso, punto focal y morada eterna de la Deidad. Informa de la existencia de un universo central, llamado Jabona, que envuelve a la isla del Paraíso, formado por mil millones de mundos organizados en siete niveles concéntricos.

Tanto el Paraíso como Jabona son  descritos como coeternos con la Deidad, así como con todos los habitantes nativos de ese Universo central, en torno al cual giran siete supercreaciones del Tiempo y el Espacio: los siete Superuniversos, en proceso de creación y evolución.

Cada superuniverso se organiza en diez sectores mayores. Cada sector mayor en cien sectores menores. Cada sector menor en cien universos locales. Cada universo local en cien constelaciones. Cada constelación en mil sistemas locales. Y cada sistema, a su vez, es integrado por hasta mil planetas habitados.

Según esta descripción, Urantia es el planeta 606 del Sistema de Satania, en la constelación de Norlatiadek, en el universo local de Nebadon.

Nebadon es un Universo local del sector menor de Ensan, en el sector mayor de Esplandon, en el séptimo superuniverso, Orbonton.  

Los siete superuniversos fueron creados cada uno a imagen de una de las posibles combinaciones de las tres personas de la Deidad: Padre-Hijo-Espíritu / Padre-Hijo / Padre-Espíritu / Hijo-Espíritu. En cada uno se desarrolla primordialmente uno de los siete propósitos de la Deidad.

Más allá de los siete superuniversos, existen los niveles del Espacio exterior, donde se está acumulando y organizando materia, pero donde aún no hay vida. Cada nivel es mayor que el anterior en extensión y potencialidad de materia contenida. La elevación y espiritualización de la criatura material hasta el nivel de perfección paradisiaca, a través de un nivel intermedio que llama morontial, es el propósito primordial del Superuniverso de Orbonton y es el tema central de la revelación de Urantia.

El Libro de Urantia sostiene que cada ser humano en este planeta, cuya mente sea normal, (capaz de decisión moral) y haya cumplido los seis años de edad, está habitado por un fragmento absoluto y cualificado del Padre Universal. Dios mismo reside en la mente de cada persona, compartiendo y experimentando todas sus emociones, sentimientos, pensamientos, alegrías, tristezas, temores y ansiedades, con el objetivo de funcionar como guía inspirador de la personalidad. Pero, actúa únicamente cuando la criatura, haciendo uso de su libre albedrío, busca esa guía.

Este fragmento de Dios, residente en cada ser humano, realiza una copia de toda experiencia que sea de valor espiritual y la conserva para que sea parte integral de la criatura al despertar tras la muerte física.

Define el pecado como la oposición consciente y voluntaria a la Voluntad del Padre. La voluntad, consciente y voluntaria, de hacer el mal a otras criaturas, en contraposición a los deseos del Padre Universal de un reino espiritual del Bien. Y hace referencia constante a nuestra búsqueda de la Verdad en la realización de la voluntad de Dios. Indica que la remisión de los pecados debe entenderse como el restablecimiento de las relaciones leales entre la criatura y su Creador.  

El Libro de Urantia augura un camino muy largo de perfeccionamiento y espiritualización para transformar a la criatura material en un espíritu exaltado. Más de quinientas dimensiones de evolución morontiales. Y más de mil millones de escalas en el camino espiritual, antes de alcanzar al Padre. Incluye temas como historia, sociología, evolución, arqueología, …. Que hace el marco conceptual del libro.

Sostiene la existencia de una vasta organización universal creada en gran parte para fomentar la evolución de las criaturas materiales, hasta el nivel de perfección paradisíaca, basando esa evolución en la experiencia personal de la criatura.

 

Notas al margen:

El Libro de Urantia se publicó en 1955, diez años antes que Un Curso de Milagros (1965), ambos están traducidos al español en el canal de Nina Zilman.

Opinión sobre los orígenes del Libro de Urantia: https://onedrive.live.com/view.aspx?resid=8E3431F2E2CD4BE7!1261&ithint=file%2cdocx&authkey=!AM39m0AcCR8hJsE

 

error: El contenido está protegido.