Seleccionar página

Según informa en un reciente vídeo el portavoz de la Asociación Española contra la Injusticia, Antonio López, la agenda de las naciones unidas para el nuevo orden mundial del siglo XXI, finalmente, no se va a culminar.

2030 inaugurará la Era de la Luz.

«No lo van a conseguir. Los dormidos despertarán. Tranquilidad a los despiertos. Cada vez queda menos para la iluminación total».

«La agenda veinte-treinta era un plan de inventario y control de todos los minerales, todas las plantas, todos los animales, todas las tierras, toda el agua, todas las construcciones, toda la producción de alimentos, toda la comida, toda la  información, toda la energía y  todos los seres humanos en el planeta que sería implementado a través de una acción global, nacional y local por los sistemas de organización dependientes de las naciones unidas»

(AECLI)

La Agenda 2030 es un documento obsoleto recogido en 40 capítulos que alberga el proyecto de la élite oscura para apoderarse del planeta definitivamente y someter a su control absoluto a la Humanidad. Incluye, básicamente, una declaración de culpabilidad por parte del humano y la aceptación del desarrollo sostenible como filosofía diseñada para lavar el cerebro a lo largo de todo el globo».

El declarado plan de sostenibilidad no es una propuesta de reciclaje y energías limpias, sino una estrategia para aglutinar a la población en centros urbanos y despejar zonas rurales y naturales.  Bajo el gobierno mundial único, se finalizaría con la soberanía nacional, las fronteras y la propiedad privada. Se reduciría drásticamente la población mundial mediante políticas de miedo, enfermedad, envenenamiento, aborto y eutanasia. La reestructuración de la unidad familiar y la confrontación de sexos y razas tenían como objetivo último la desnaturalización del ser humano, la restricción de la libertad y la limitación de la igualdad de oportunidades.

El Global Green New Deal supone el alineamiento de los seres humanos y la eliminación de los derechos y libertades individuales. El horizonte era la zombificación y esclavitud. Pero, para evitar el karma, requieren el consentimiento de sus víctimas. Por eso acometieron con especial empeño el adoctrinamiento de los más jóvenes.

Entre 2005 y 2016, la Unesco declaró la década para la educación y el desarrollo sostenible. Con tal motivo, se revertía la tradicional lealtad a la familia en favor del gobierno. A los jóvenes se les enseñaba sobre sostenibilidad a cambio de acabar con su libertad de pensamiento y de acción.

Los objetivos sostenibles de los globalistas, impulsados por Naciones Unidas, liderados por los EEUU y secundados por el resto de gobiernos a nivel planetario, hasta la llegada de Donald Trump, se orquestaron a través de  un proyecto para hacer caer los valores, principios y estilo de vida occidentales.

Las consecuencias sobre el ciudadano medio serían devastadoras.  Viviría sin independencia, privacidad ni derechos esenciales. Tal como está ocurriendo en España y el resto de Europa ya. Y en tantos regímenes dictatoriales como en el mundo existen.

El globalismo y su absoluto control a través de las distintas organizaciones de la ONU han entablado una guerra contra la Humanidad que juega su batalla decisiva en este momento. Las elecciones en USA son cruciales y la victoria de D.T. es esperada por los conscientes y despiertos, sabedores de lo que subyace en este escenario de guerra informativa.

En realidad, el plan nunca ha estado oculto. Sus detalles están siendo divulgados en sus medios masivos de manipulación y abducción desde hace décadas.  

Pero, no lo van a conseguir. La Luz ha vencido a la oscuridad. Los dormidos despertarán. Tranquilidad a los despiertos. Cada vez queda menos para la iluminación total.

Gracias, Antonio.

Más información sobre la Asociación Española contra la Injusticia:

error: El contenido está protegido.