Seleccionar página

La superstición más peligrosa, de Larken Rose

 

Toda creencia en el «gobierno» se basa en la idea de que el «bien común» justifica la iniciación «legal» de la violencia contra inocentes en un grado u otro. Y una vez aceptada esa premisa, no hay ninguna norma moral objetiva que limite el comportamiento del «gobierno». 

Desafía la lógica decir: «doy mi consentimiento para que te roben». Sin embargo, esa es la base del culto a la «democracia»: la idea de que una mayoría puede dar su consentimiento en nombre de una minoría. Eso no es «consentimiento de los gobernados» es control forzoso de los gobernados, con el «consentimiento» de un tercer grupo. 

Las personas no pueden delegar derechos que no tienen, lo que hace imposible que alguien adquiera el derecho a gobernar («autoridad»). Además, las personas no pueden alterar la moralidad, lo que hace que las «leyes» del «gobierno» carezcan de cualquier «autoridad» inherente. Ergo, «autoridad» el derecho a gobernar no puede existir lógicamente. El concepto en sí es contradictorio, como el concepto de un «militante pacifista». 

Los mortales no pueden alterar la moralidad más de lo que pueden alterar las leyes de las matemáticas. Su comprensión de algo puede cambiar, pero no pueden, por decreto, cambiar la naturaleza del universo. Ni nadie lo intentaría de manera sensata. Sin embargo, eso es lo que toda nueva «ley» aprobada por los políticos pretende ser: un cambio en lo que constituye el comportamiento moral. 

Sin el derecho a gobernar («autoridad»), no hay razón para llamar a la entidad «gobierno», y todos los políticos y sus mercenarios se vuelven completamente indistinguibles de un gigante del crimen organizado, sus «leyes» no son más válidas que las amenazas de asaltantes y ladrones de autos. Y eso, en realidad, es lo que todo «gobierno» es: una pandilla ilegítima de matones, ladrones y asesinos, enmascarados como un cuerpo gobernante legítimo.

En resumen, si las víctimas de extorsión, acoso, vigilancia, asalto, secuestro y asesinato autoritarios simplemente dejaran de ayudar en su propia opresión, la tiranía se derrumbaría. Y si la gente diera un paso más y resistiera activamente, la tiranía colapsaría aún más rápidamente.

Larken Rose, la superstición más peligrosa

Donde sea que mire, ya sea el estado o la iglesia, los medios o las escuelas, se le enseña una cosa por encima de todo: la virtud de subyugarse a los mortales que dicen tener el derecho de gobernarlo.

Muchos han sido capaces de reconocer y oponerse a actos específicos de tiranía por regímenes específicos, pero muy pocos han reconocido que el problema subyacente no es quién se sienta en el trono; el problema es que hay un trono donde sentarse.

Pero todo lo que significa la palabra «legal» es que el gobierno te dijo que lo hicieras. La forma en que la gente ve la ley en estos días, ya sea que algo sea ‘legal’ o no, depende únicamente de quién dio la orden. Si las personas que se hacen llamar ‘gobierno’ lo hacen, es legal. Si alguien más lo hace, no lo es. Pero si la orden en sí misma es buena o mala, y si alguien debe obedecerla, no tiene nada que ver con quién dio la orden.

Toda persona que dice actuar en nombre de la «autoridad» está demostrando que ha aceptado una mentira completamente ridícula: que su posición, su insignia, su oficina cambian drásticamente los comportamientos que son morales y los comportamientos inmorales. La idea es manifiestamente insana, pero rara vez se reconoce como tal porque incluso las víctimas de los ejecutores comparten esta ilusión.

Cuando suficientes personas entiendan la realidad, los tiranos pueden ser literalmente ignorados fuera de existencia. Pero nunca pueden ser votados fiera de existencia.

Algunos de nosotros nos damos cuenta de la verdad evidente de que ninguna elección, ninguna constitución, ninguna legislación y ningún otro ritual político seudo-religioso pueden otorgar a nadie el derecho de gobernar a otro. Nada puede convertir a un hombre en un legítimo amo; nada puede convertir a un hombre en un esclavo legítimo»

La democracia «no es nada más que la violencia inmoral aprobada por la mayoría», y no puede arreglar la sociedad ni ser una herramienta para la libertad o la justicia.

Si, por el contrario, valora la coexistencia pacífica, la compasión y la cooperación, la libertad y la justicia, entonces enseñe a sus hijos el principio de la autodeterminación, enséñeles a respetar los derechos de todo ser humano, y enséñeles a reconocer y rechazar la creencia en la «autoridad» por lo que es: la superstición más irracional, autocontradictoria, antihumana, malvada, destructiva y peligrosa que el mundo ha conocido.

Larken Rose, la superstición más peligrosa

https://archive.org/details/LaSupersticionMasPeligrosa-LarkenRose/mode/2up

El gobierno no existe

error: El contenido está protegido.