Seleccionar página

El Mundo no se va a acabar ni a destruir. Se está transformando. Y, para contribuir positivamente en esa transformación, los humanos debemos iniciar la nuestra. Una transformación personal que lleva a nuestro propio despertar individual, el despertar a la Verdad. Despertar a la Verdad, en suma, consiste en recordar quiénes somos, de dónde venimos y a dónde vamos. Este despertar implica descubrir cuál es nuestra esencia y qué vinimos a hacer a la Tierra.  

Si la maldita oscuridad trabaja con la mentira, el silencio, la conspiración, la manipulación y la ignorancia, las Fuerzas de la Luz vinimos a trabajar con y por la Verdad. Jesús lo dijo: “Yo os daré la Verdad. Y la Verdad os hará libres”.

La Verdad que Jesús prometió darnos es el conocimiento sagrado, es el tesoro espiritual que guarda y protege la Hermandad Blanca.  La revelación de la Verdadera Historia Planetaria a las semillas estelares se ofrece cuando el momento ha llegado, bien por transmisión individual o colectiva.

La conspiración del silencio

A lo largo de la historia de la Humanidad, ha existido un oscuro interés por silenciar todo aquello que pueda alumbrar al Ser Humano sobre nuestro rol y misión en el Universo. Existe una “mano negra”, infiltrada en las más altas esferas de dirección planetaria, que influye a líderes políticos, militares, corporaciones privadas, sociales, culturales, medios de supuesta información, etc, para mantenernos alejados del auténtico conocimiento.

“El silencio es el arma más poderosa del mal”.

Maurice Magré / Le Sang de Toulouse

Durante siglos fue el silencio. A partir del descubrimiento de los medios masivos de propaganda, la desinformación, es decir, el ruido, fue la nueva fórmula de ocultar la Verdad.

La Verdad es tan importante para el Ser humano que su enemigo ha hecho todo lo posible a lo largo de milenios para impedir que el conocimiento llegara al hombre. Así, no sólo ocultó nuestro origen cósmico y nuestra misión divina, sino que ha destruido todos los archivos y documentos que pudieran llevar al camino de la revelación.

Según Carl Sagan, en Alejandría se guardaba un libro que condensaba la verdadera historia de la Humanidad a lo largo de los últimos 100.000 años. Además, la Biblioteca insistentemente incendiada por las jerarquías de sucesivos pueblos colonizadores albergaba más de 700.000 pergaminos, reunidos de diferentes regiones y culturas. El faraón Evergeta II había ordenado que todo libro que llegase a Egipto fuera depositado en Alejandría. El Bien y el Mal siempre en lucha.

En el año 213 a.C., el emperador chino Shi-Hoang-Ti mandó quemar todos los libros antiguos –salvo los que guardó en su biblioteca personal- y encerrar a 460 escritores que sepultó vivos, a modo de advertencia a sus homólogos.

Un siglo antes, en el año 330 a.C., Alejandro Magno incendió la biblioteca de Persépolis, donde el fuego consumió los antiguos archivos que albergaban la antigua sabiduría persa.

El rey Nabonasar, 747 años a.C. ordenó eliminar las crónicas de la Biblioteca de Babilonia. La misma suerte, salvo excepciones muy contadas,  corrieron un sinfín de documentos antiguos hasta llegar a la época Atlántida, donde buena parte de los registros históricos fueron puestos a salvo gracias a los Estekna-Manés y la misión Rahma.

Sin embargo, hemos de lamentar la destrucción de los Libros Sibilinos de las sacerdotisas de Apolo por orden de Estilicón, en el siglo V; parte de los antiquísimos textos del Avesta que redactara Zoroastro y de los manuscritos rúnicos de la civilización Celta; los libros de la antigua Djudul- La Tebas de Oriente; los libros Cátaros; los sagrados códices de las antiguas culturas de Mesoamérica, como los Mayas; los Quipus o registros de información de la cultura Inca; los miles de tratados de “ciencias extrañas” quemados conjuntamente con sus poseedores por la Inquisición; los libros desaparecidos durante las revoluciones francesa, americanas, rusa, el tercer Reich, las guerras mundiales, los conflictos recientes en Oriente Medio. Hasta nuestros días se producen destrucciones y robos como el de los manuscritos de Qumram,

Esta conspiración del silencio se intenta mantener viva, dirigida y estimulada por un grupo poderoso que quiere mantener el control de los hilos del mundo.  Este grupo ha decidido durante siglos las guerras, las revoluciones, las crisis económicas, las hambrunas, las catástrofes naturales-artificiales, el clima, la enfermedad, las plagas y las pandemias, las vacunaciones masivas y hasta el tráfico de recursos tanto materiales como humanos del planeta.

No los nombraré. Sobre ellos y todos los grupos de poder, presión y manipulación que han dominado el mundo existen ríos de tinta y rollos interminables de papel. Miles de webs, libros y portales informativos os pueden dar cuenta de ellos.

Ahora, sólo explicaremos que algunos de los oriones deportados del Edén habrían logrado corporizarse en este proyecto planetario para poner en marcha una iniciativa tenebrosa que ha influido en el destino de los pueblos  y de los hombres durante miles de años. Esta conspiración no es patrimonio de país específico, sino de un grupo de individuos que ha sabido enquistar la semilla del mal en las más poderosas naciones, entidades y personajes.

La Hermandad Blanca

Sin embargo, la Luz ha conseguido penetrar y prevalecer sobre la oscuridad. En paralelo, un Gobierno Positivo ha trabajado desde el interior del Planeta para provocar la hemorragia de Verdad y consciencia que hoy discurre por todas las venas de la Madre Tierra y sus hijos.

La Hermandad Blanca ha concentrado su esfuerzo en procurar el despertar progresivo de la conciencia humana, aportando luz, comprensión, conocimiento, sabiduría, entendimiento, discernimiento. Así, cada vez más almas encarnadas comprenden que no estamos solos en el Universo, que formamos parte de un plan Cósmico y que nuestro futuro es construido por nuestros pensamientos y acciones, interactuando continuamente como artífices del destino planetario. El hombre no fue creado sólo para vivir una experiencia limitada, sino para existir en plenitud, para descubrir que es infinito, eterno e ilimitado y para saber que forma parte de la naturaleza divina.

Desde Universo GESARA damos la bienvenida al reino de la BENDITA VERDAD, la que nos hará libres.

Más información: https://sites.google.com/site/druida7mistico/-el-plan-cosmico

error: El contenido está protegido.