Seleccionar página

Profecías milenarias para estos tiempos. Versión Parise

 

Decir que lo que está sucediendo en la Humanidad en estos tiempos está mapeado, profetizado, predicho, desde por lo menos 14.000 años atrás, no le da posibilidad al caos. No puede estar planeado desde hace, al menos, 14.000 años, algo que es caótico. Si es caótico sale de todo plan. ¿Es una emergencia? No hay duda. Pero, ¿qué está emergiendo? Están emergiendo mapas muy concretos grabados en piedra, dibujos, escritos, relatos cantados que avisaron de lo que iba a emerger y en este momento concreto.

Estamos a siete años después de la nueva era (21-12-2012). La actual crisis emergió, dio la cara en 2019. Cada siete años los seres humanos variamos cosas importantes de nuestro organismo, psicología, etc. Y, efectivamente, así ha sido. En 2019, se cerró la gran oportunidad de 7 años, que se abrió en 2012, para sembrar la semilla de la Nueva Era. Pero, eso no sucedió. Por tanto, en 2020, se abrió otro periodo de oportunidad.

Las enseñanzas nos prepararon o advirtieron, al menos, para este tiempo desde hace, al menos, 14.000 años. Y esto nos tiene que dar mucha confianza. Porque lo que está sucediendo cumple exactamente lo que advirtieron culturas milenarias que entre sí no se conocieron, distanciadas en el tiempo y en el espacio miles de años y de kilómetros.

El mapa-dibujo grabado sobre roca sagrada de los Hopi

En primer lugar, se refiere al mapa-dibujo de los hopis (grabado encontrado en  Colorado-Huta-Nuevo Mëxico y Arizona, el valle Sagrado para las  culturas chamánicas de Mesoamérica). Un grabado que se ha mantenido a salvo gracias a los guardianes de la sabiduría de ese lugar, los hopi. El dibujo indica que algo viene del cielo y los cuatro poderes: religión, política, dinero e inventos dejan de tener su apoyo en el suelo. Algo viene del cielo y se acaban estos cuatro poderes. Eso que viene del cielo es la lluvia de plasma que nos viene del cielo desde 21-12-21 (momento del inicio de la  Nueva Era). El plasma es el elemento cero de la naturaleza, el Éter. Maná, Ki, ….

La realidad se plasma en la naturaleza desde el plasma. El gas se hace líquido, el líquido se hace sólido y eso se transforma en materia. Ese plasma, como es el inicio de la realidad, es el estado más sutil y más conductor del Universo. Los mapas de la iniciación nos enseñan a plasmar realidad, a generar realidad. Para eso, antes, se necesitaba irse a algunos lugares determinados del planeta donde había plasma (Jesús en el desierto). Hoy, nos llueve a borbotones a cada minuto desde el centro de la galaxia: las Pléyades.

Llega el plasma y se acaba el camino de los cuatro paradigmas imperantes en la sociedad actual: religión, economía, política y ciencia. A estas alturas, el único que aún se mantiene en pie para una mayoría es la ciencia. Y, precisamente, de la ciencia viene este coronavirus que hoy tiene a medina humanidad –o más- en vilo. Junto a la economía, junto a la política, y ante el cual la religión nos remite a la ciencia.

El dibujo Hopi muestra un periodo intermedio,  el espacio que va desde la línea superior a la inferior en el dibujo Hopi. Corresponde a los siete años transcurridos desde 2012 a 2019. Después de estos siete años, literalmente, viene un caos, un rayo que te parte, indicativo de que los cuatro paradigmas que sostenían la línea superior no resuelven.

En la línea inferior, aparecen dos círculos cortados por la mitad que representan la sabiduría ancestral, que ha estado en parte oculta, en parte emergida. Pero, que hoy ya empieza a revelarse. Un hombre al principio de este nueve periodo de 7 años que se inició en 2020 porta un círculo de conocimiento con un signo + encima. La Nueva Era es individual, no es social. Depende de cada ser humano. No es un cambio social. Es la primera vez que se genera un cambio de era por cuestiones colectivas. El cambio es del humano o no. Cada uno va a tener que decidir en qué línea vive.

La roca Hopi muestra que quien permanezca bajo los viejos cuatro paradigmas, o jinetes del Apocalipsis, cada vez tendrá más en contra el plasma que plasma la nueva realidad. La realidad en la que vivirá ese humano está cada vez más en su contra, de su naturaleza, de la naturaleza.  Seguirá abducido por la realidad que le dicta la economía, la política, la religión y la ciencia.

En cambio, el que elige la nueva línea de tiempo, en la que llueve plasma, genera su realidad propia. Su propia cosecha. La estrella azul llaman los hopi al plasma. La política, economía, religión y ciencia aquí ya no son paradigmas, no son creadores de realidad. A Dios nadie ni nada le dice cuál es la realidad. Dios la genera.

Más información sobre el petroglifo de la roca hopi:

http://gftaognosticaespiritual.com/wp-content/uploads/2016/07/13-PROFESIAS-HOPI-www.gftaognosticaespiritual.pdf

 

Zodíaco egipcio de Déndera

Este mensaje está igualmente reflejado en otras culturas tan alejadas de los hopi como la egipcia, a través del zodíaco de Dendera, hoy en el Louvre. En él se indica que hay que atravesar la historia de Venus (Lucifer) para llegar a la era de Acuario. Conciliar los enfrentamientos, las dialécticas. Existe un problema original que la Humanidad jamás resolvió, es la historia de Lucifer. Los humanos podemos elegir entre seguir haciendo de los dioses un paradigma externo que nos domine o erigirnos en nuestros propios dioses. Este problema original fue utilizado por las iglesias y religiones para separar lo humano de lo divino. Pero, es llegado el momento de trascender el problema, el conflicto. 

La cultura azteca, en la Roca del Sol,  muestra el mismo mensaje: alguien mostrando la lengua. Desde la lengua se forma el universo. En el origen era el Logos. El iniciado es el que genera el universo. Nos habla de la misma lógica. Cuatro cuestiones nos pueden encadenar o liberar, emanando una realidad propia. 

La India enseña lo mismo que los indígenas, los egipcios, Sumeria….. Esta es la era más difícil de atravesar de los 25.625 años que ha durado la era de Piscis. Kaly Yuga significa vivir con lo dado, con lo que los paradigmas nos muestran como realidad. Pero, la última era no es la de lo dado, sino de la Satya, concepto sagrado que significa lo que tú emanas como verdad y genera la realidad. Hay cuatro satyas, edades. 

La era de Acuario es la era de la encarnación en nuestra Divinidad. 

 

Escucha la conferencia completa de José Luis Parise en el siguiente enlace:

 

error: El contenido está protegido.