Seleccionar página

La Primera Dama de Estados Unidos, Melania Trump, envió ayer, 18 de enero de 2021, un mensaje al pueblo norteamericano: «Mis queridos compatriotas, ha sido el mayor honor de mi vida servir como Primera Dama de los EE.UU.»

En su comunicado, Melania ha tenido palabras de agradecimiento especial a los militares y a sus familias; así como a todos dos demás miembros de las fuerzas del Orden. Se ha mostrado conmovida por los niños que padecen enfermedades y ha alabado el coraje de las madres de hijos afectados por alguna adicción. Ha reconocido la labor de los cuidadores en hospitales y en centros de crianza de niños huérfanos. También ha tenido palabras de reconocimiento para todos los profesionales del ámbito sanitario que trabajan para salvar vidas cada día.

En época covidiana, ha alabado la solidaridad de los estudiantes con las personas mayores; de los maestros con sus alumnos; de las familias, en general, para apoyar a las personas más vulnerables.

Ha animado a vivir con pasión, pero advirtiendo que la violencia nunca es el camino. Como cualquier madre, desde la Casa Blanca, siempre ha sentido la responsabilidad de enseñar y transmitir valores de bondad, de asegurar que los niños que serán la próxima generación de adultos tengan las mejores oportunidades para tener vidas saludables y éxito en sus iniciativas.

«Hice todo lo que estaba en mi mano como Primera Dama para cuidar de la próxima generación. A través de «Be Best», hemos trabajado en tres pilares: bienestar, seguridad en línea y acabar con el abuso de opiáceos. He creado conciencia respecto a la epidemia de drogas en nuestra nación y cómo impacta en los recién nacidos y en las familias. Hemos dado visibilidad a los niños más vulnerables para mejorar que su cuidado y crianza en todo el mundo.

Ha sido un honor representar a los estadounidenses en el extranjero. He encontrado mucha gente inspiradora en mi camino. Me despido como Primera Dama animando a todos mis compatriotas a enseñar a nuestros hijos qué significa ser el mejor, a ser los héroes valientes y desinteresados que trabajaron con sacrificio por hacer de este país la tierra de los libres, con el ejemplo y el cuidado de los demás en su comunidad.

Esta gran nación nos pertenece a todos. No pierdan de vista su integridad y nobleza. Aprovechen cada oportunidad para mostrar consideración hacia los demás y construir buenos hábitos en nuestra vida diaria.

Pido a todos los estadounidenses enfocarnos en lo que nos une por encima de lo que nos divide. Elegir siempre el amor sobre el odio, la paz sobre la violencia y a los demás antes que a tí mismo. Juntos, como una familia nacional, podemos seguir siendo la luz de la esperanza para las generaciones futuras y continuar con el legado de crecimiento de los EEUU.

Estarán en mi corazón siempre. Dios les bendiga. Y Dios bendiga a los Estados Unidos de América».

Traducción al español:

error: El contenido está protegido.