Seleccionar página
El plan es perfecto.

Sat Chit Ananda, en comentario al último vídeo de Bertus, en el canal «Caminando el Sendero», aporta esta interesante interpretación de los hechos históricos, a raíz del estudio de los evangelios de Nag Hamadi.

 

«Los Gnósticos primitivos de la era cristiana, Jesús a la cabeza «del movimiento», no buscaron crear una fe religiosa colectiva, sino sembrar en el corazón de cada hombre (ser humano) la semilla de la iniciación. A saber: «Estamos y vivimos, nos movemos en Dios, una chispa divina dentro nuestro que hay que despertar. Ese fue el verdadero «movimiento» que no se debía institucionalizar, sino más bien sembrar en la mente y el corazón del aspirante.

El devoto debía renunciar a todo pasado, tal como les enseñó su maestro desde el principio. Debían cuidar su comunidad del resto de la levadura social, garantizando así la fertilidad del campo, e incontaminado, donde debían crecer las almas que se convirtieron en los hijos de Dios. O, sea, en los devotos que solicitaban la iniciación, motivados por lo que veían hacer a los discípulos de Jesús. Por eso el celo a su aparente hermetismo. No competían con las otras iglesias, porque su misión era sembrar y proteger a los semilleros de Dios.

Jesús sabía que su misión, su evangelio, se vería enfrentado a la iglesia literalista, la de la falsa fe, y para la que pronunció tantas parábolas, «para que viendo y escuchando no entendieran su significado, y no se volvieran a Dios y él no los salvare». Para ese pueblo, que no debía entender, y para esa iglesia, que no instauraría él, fueron dirigidas dichas parábolas. Sin embargo, la falsa iglesia fue infiltrada desde el principio, por iniciados cristianos auténticos, los gnósticos que «perdieron» en la guerra entre los credos primitivos, y desde dentro y con la ayuda del espíritu de Dios, han ido «cuidando» la iglesia del pueblo.

 

 

No falló nada. No hubo errores en la plantación ni atomización del movimiento gnóstico

Simplemente, cada comunidad era dirigida por uno o dos gnósticos cristianos, que, como todo discípulo, conservaba sus criterios y prioridades, los valores propios de cada uno, de ahí la disparidad de creencias y sectas gnósticas. Pero, no podía ser de otra manera, mientras el espíritu que las movía fuera el mismo: cumplir la misión original, fabricar hijos de Dios.

Por otra parte, los semilleros, las comunidades que Jesús ordenó crear mandando a los apóstoles, por separado o en grupos de dos, a crear esos centros de iniciación, herméticos debían ser, para cuidar la comunidad, y limitados en cuanto al numero de pobladores y el territorio donde serían asentadas. Entonces, las «iglesias gnósticas», teniendo diferencias entre ellas, permanecían hermanadas por el Espíritu Santo que habita en todo iniciado hijo de Dios. Esa era, precisamente, su garantía, que los movimientos gnósticos eran grupos de almas renacidas, o Cristos. «Unas semillas dando a 30%, otras a 60% y otras a 100%. Pero, todas cristianas «por nacimiento», auténticas.

Por otra parte, la Iglesia del poder temporal debía ser infiltrada, para que después de conquistar al mundo, poder cuidar los principios cristianos desde dentro. Es claro que ese «cuidar» no significa control de la institución, sino que fue como un «bendecir a quienes los persiguen,.» Una bendición desde dentro de la iglesia literalista mundana, para su salvación, ya que muchos habrían de creer en ella.

 

 

En conclusión, nada se dejó al azar. Todo estaba previsto.

 

«No he venido a traer paz, sino espada».

 

«Y en una familia estarán padres contra hijos, y dos contra tres,…… Y esa será una señal de que el día está cerca.»

 

Semillas auténticas cristianas naciendo gracias a la difusión de la católica en todo el mundo.

 

«No arranquen la cizaña.., déjenla para que el día de la cosecha sea separada y arrojada al fuego….,. y el grano a los graneros.»

 

Los Gnósticos no han perdido nada, más bien han ganado desde el principio, aunque las apariencias digan otra cosa.

El Plan es perfecto y no contempla ni accidente ni error».

 

Fuente original:

error: El contenido está protegido.