Seleccionar página

«Shinrin-yoku» es un término japonés que significa «baños de bosque«. Esta vieja práctica consiste en estimular los sentidos a través del contacto meditativo con la naturaleza, lo que permite mejorar nuestra salud y aumentar la sensación de felicidad y calma.

El doctor Qing Li explica en su libro «El poder del bosque» esta, ahora, nueva tendencia. Con lujo de detalles exquisitos, tanto lingüísticos como visuales, demuestra científicamente sus efectos positivos en el organismo humano y aporta sugerencias para recuperar la salud a través de los árboles, las plantas, las flores y demás elementos de la naturaleza.

https://www.rocalibros.com/roca-editorial/catalogo/Dr+Qing+Li/El+poder+del+bosque+Shinrin+Yoku

La hipótesis de la biofilia

«El concepto de que los humanos tenemos una necesidad biológica de conectar con la naturaleza se ha denominado «biofilia«, término derivado del griego y que significa «amor por la vida» y el mundo vivo. Es un concepto que popularizó el biólogo estadounidense, E.O. Wilson, en 1984.

Wilson creía que, como hemos evolucionado en la naturaleza, tenemos una necesidad biológica de conectar con ella. Amamos a la naturaleza porque hemos aprendido a amar las cosas que nos han ayudado a sobrevivir. Nos sentimos cómodos en la naturaleza porque es donde hemos vivido la mayor parte de nuestra vida en la Tierra. Estamos condicionados genéticamente para que nos guste el mundo natural. EStá en nuestro ADN.

Y esta afinidad por el mundo natural es fundamental para nuestra salud. El contacto con la naturaleza es tan vital para nuestro bienestar como el ejercicio periódico o hacer una dieta sana. «Nuestra existencia depende de esta tendencia, nuestro espíritu te teje a partir de ella y la esperanza se eleva sobre sus corrientes», escribió Wilson.

Estamos programados para sentir afinidad con el mundo natural, del mismo modo que obtenemos beneficios cuando estamos en él, nuestra salud sufre con la separación. Formamos parte del mundo natural. NUestros ritmos son los de la Naturaleza. …….

El «shinrin-yoku» es un puente

El «shinrin-yoku» es como un puente. Abre nuestros sentidos y crea un puente entre nosotros y la naturaleza. Y cuando estamos en armonía con el mundo natural, podemos empezar a curarnos. Nuestro sistema nervioso puede reiniciarse, nuestro cuerpo y nuestra mente pueden volver a su estado ideal, recuperar la sintonía con la naturaleza, renovarse y corregir sus defectos.

Quizás nuestro paseo por el bosque no nos lleve muy lejos; sin embargo, ………

…… nos pone en contacto con nuestra propia esencia…… «.

Entrevista con Qing Li, el creador del «Shinring-yoku»:

Una práctica muy extendida en Japón

Esta práctica, muy extendida en Japón, está inspirada en conceptos budistas ancestrales y en el sintoísmo, una religión nativa que venera a los espíritus de la naturaleza. El término «shinrin-yoku» fue acuñado inicialmente por técnicos de la Agencia Forestal nipona, que ha designado cerca de 50 bosques como centros de terapia forestal. Más de 2,5 millones de japoneses participan cada año en sesiones de terapia de bosques, instruidos por guías o terapeutas forestales.

El bosque puede ser una medicina. Mejora la tensión arterial, el vigor, el ritmo cardíaco y fortalece el sistema inmunológico. Reduce el estrés, la fatiga, el insomnio y, en general, cualquier desequilibrio entre cuerpo, mente y alma, que es la causa de toda enfermedad. Pero, para alcanzar esa mejoría, es necesario «absorber la atmósfera del bosque», conectar con su espíritu. No basta un simple paseo. Hay que sentir. Sentir la textura de cada brizna que tocas. Sentir la vida que late en cada planta, en cada rayo de sol que se cuela entre las hojas, en cada gota de agua que se deja arrastrar por el arroyo. Descálzate sobre la madre Tierra. Deja que su ternura te envuelva. Permite que te acaricie, junto a todos sus hijos presentes, los que ves y los que no ves; los que oyes y los que se expresan a través del silencio. Escucha los pájaros, el zumbido de las abejas, el aletear de las mariposas, la melodía del viento entre los árboles. Respira………. Respira……… Oxigénate.

Recuerda: este fue siempre nuestro hogar en la Tierra. Vuelve a tus raíces siempre que lo necesites.

Recuerda: Estás en casa.

En el principio, antes de ser bloqueados, todos los seres humanos vivían en pleno contacto con Madre Tierra, comunicándose a través del sentimiento y la telepatía. Pero, cuando modificaron nuestro ADN, bloquearon nuestra conexión con la Naturaleza y con el Universo……..

Hay que retomar nuestra conexión natural, con la fuente maternal y original….. No te quedes en casa, rodeado de interferencias mentales, emocionales y técnicas, de radiofrecuencias, ondas wifi, antenas, aparatos electrónicos, mensajes propagandísticos aletargantes ….. Desconecta de todo lo que te desconecta de tu raíz. (Gracias, Jaconor73)

Feliz «Shinrin-Yoku«.

error: El contenido está protegido.