Seleccionar página

 La clave  es la dovela central de un arco o una bóveda, la última pieza que se coloca en su construcción. Hasta que la clave no se ubica en su lugar es necesario sostener las demás piezas de la estructura, ya que corre el riesgo de derrumbarse. Para ello se utiliza una cimbra, un andamiaje provisional que sustenta las dovelas, y sólo se retira al final, tras encajar la clave.

«Al final de los tiempos, la Verdad os será revelada»

(Sagradas escrituras)

Asistimos al final de los tiempos de la Humanidad que se expandió sobre la Tierra tras el gran Diluvio. Todo apunta a que estamos a punto de experimentar  aquello que siempre consideramos una fábula o una metáfora. La profecía se presentaría como un gran desastre planetario. Justo lo que tenían previsto los del Cabal en sus Protocolos de los sabios de Sión; la guerra entre Gog y Magog (Ezequiel 38-39), que acontecería en los altos del Golán entre Palestina, Israel e Irán.

Todo un apocalipsis organizado y orquestado contra nosotros se nos ha mostrado en las biblias de las diferentes religiones. Pero, el Plan Divino se interponía. Ese es el que intentaron impedir que se nos mostrara.  ¿Por qué?  

Porque la mente colectiva, sometida al miedo, haría posible su autodestrucción.

De la misma forma, la mente colectiva, sin miedo, pondría en marcha el Apocalipsis que ellos ocultaron siempre. Aunque estuvo previsto desde el Principio de la Creación.

Por eso tan importante era ocultarlo todo lo posible e, incluso, denigrarlo como falso. Sabían que si la Humanidad creyese todo se aceleraría. Crearía. Este es el motivo por el que se ha retrasado la partida final, porque ellos tomaban ventaja siempre ocultando la Verdad.

  • ¿Qué Verdad?
  • Que eres un esclavo, Neo. Igual que los demás. Naciste cautivo. Naciste en una prisión que no puedes tocar ni oler. Una prisión para tu mente: Matrix.

Ahora bien, no pensaron en La Clave de DO:

Estaban en un juego de ajedrez con el mismo Dios. La Fuente de Energía Original, Creadora del Todo, les permitía hacer todo tipo de trampas y tomar todas las ventajas. Tenían libre albedrío. Jugaban para aprender cuán débil y poco inteligente es utilizar malas artes. Al llegar a estos tiempos, todo lo que hicieron por milenios no les serviría de nada. Ahora es cuando los alumnos aprenden la lección magistral:

  • ¡La soberbia se paga cara!
  • ¡Con el mal que me atacas serás derrotado!
  • ¡El Amor lo puede todo!
  • ¡La Luz triunfará!
  • FIN DE LA PARTIDA.

+Nota: Agradezco a Francisco Lastras y a Francisco de Gea haberme revelado la Clave de Do.

error: El contenido está protegido.