Seleccionar página

La profecía de los Queros, los sabios nativos de Los Andes, dice: “El amor y la compasión serán las fuerzas que guiarán la unión entre los pueblos al final de un tiempo que ya no existe más”.

 

“Los nuevos Guardianes de la Tierra vendrán de Occidente y aquellos que han causado un mayor impacto en la Madre Tierra, ahora, tienen la responsabilidad de rehacer la relación con Ella, después de rehacerse a sí mismos.”

 

Los queros, herederos directos de la sabiduría inca, han bajado de las montañas que los han protegido durante 500 años para anunciar una nueva época, una era dorada, que vendrá precedida de grandes cambios en la Tierra y en la espiritualidad de la Humanidad. Esta profecía habla de que Norteamérica va a poseer la fortaleza física. Europa  representará el aspecto mental y el corazón será aportado por Sudamérica.

Argumentan que debemos morir ante los antiguos modelos espirituales y sociales para renovarnos y abrir nuestro corazón y nuestra mente a una nueva manera de sentir, pensar y actuar. Mencionan una especie de desgarro en el tiempo. Pero, advierten: El caos solamente va a durar cuatro años.

 

«El gran cambio ya está entre nosotros y nos promete un nuevo ser humano»  

 

Los Queros nos dicen que las puertas que separan los mundos se están abriendo de nuevo, formando agujeros en el tiempo donde podemos entrar para explorar la naturaleza de Luz, nuestra naturaleza. 

«Cuando se llegue al quinto nivel de conciencia humana, automáticamente, todos van a llegar hasta ahí de manera colectiva y al mismo momento».

 

 

Los herederos del Imperio Inca

 

La nación Quero es una comunidad quechua, en la provincia de Paucartambo, en el Departamento del Cuzco Perú. Se trata de uno de los pueblos antiguos del Tawantisuyo o imperio incaico, que ha mantenido sus tradiciones originarias intactas, por lo que se consideran descendientes directos de los incas.

Se ha dicho de manera infundada que los Queros viven a más de cinco mil metros de altura. Hoy se sabe que habitan en tres niveles ecológicos, desde los 1.500 metros de la selva alta, hasta los 4.500 que monte habitable. Por eso se dice que el pueblo habitan en  las nubes.  Cada nivel tiene una economía propia y vive en simbiosis con los demás.

Los Q´eros,  patrimonio cultural del Perú en el año 2007, conforman cinco comunidades, de las cuales Hatum Quero es la más importante. Ubicada en la provincia de Paucartambo, en el departamento del Cuzco, antigua capital del imperio Inca. En total, son unos 2500 comuneros, que realizan trabajos agrícolas dividiéndose en el cultivo de maíz, papas y la crianza de llamas y alpacas.

Este pueblo originario mantiene sus tradiciones intactas, tanto en organización social, religión y sistema productivo, como en los tiempos prehispánicos o época incaica. A raíz de su “descubrimiento” en la década de los 60, por el antropólogo Oscar Núñez del Prado, hubo una apertura de las comunidades andinas Queros al mundo moderno, de su ideología y su filosofía de vida.

Su cultura se ha transmitido de generación en generación y mantiene su esencia hasta nuestros días. Esta comunidad andina basa su tradición en la antigua forma de ver el Cosmos como una Energía universal de la que toda vida forma parte. Somos un universo en constante movimiento, que integra cada forma de vida como un ente importante, para conformar la energía universal.  Es otra manera de ver el potencial divino que cada ser vivo contiene. Para los Queros no hay distinción entre lo físico y lo espiritual. Conciben todo como sagrado, pues todo forma parte de Kausay Pacha, el Universo como Energía viva.

Perciben el cosmos como una forma de energía viviente que palpita y siente. Todo se ve como parte de un todo, donde hombre y naturaleza se integran. La cosmovisión de las culturas andinas como los Queros admite que la razón de la vida y su objetivo es Wiñay (evolución), la cual es integral y existe en todos los planos de existencia. Los Queros también creen que todo ser humano tiene la potencialidad de crecer espiritualmente, ya que somos portadores de Inka Muju (semilla del inca), y llegar a ser Sapa Inka (Energía absoluta).

A medida que evoluciona el estado de conciencia del hombre, es posible que adquiera potencialidades, en su desarrollo físico, espiritual y emocional y mental. 

En la cultura Quero no se preparan chamanes sino Paqos.  Paqos significa ser heredero de la tradición. Su preparación suele ser elegida, ya que se escoge porque se quiere crecer espiritualmente. No es impuesto. La función de un Paqo es prepararse para crecer espiritualmente y adquirir Samy (energía fina), y así poseer la sabiduría para desarrollar sus niveles de conciencia.

Los Queros están llenos de percepción y su energía la comparten entre lo visible y lo invisible, entre el cielo y la tierra.

 

 “Cuando suficientes semillas estén despiertas, liberadas del miedo y de otros aspectos negativos del tercero y cuarto nivel de conciencia, las semillas del quinto nivel podrán brotar dentro de la humanidad y formar un todo”

 

Esta es la profecía de los Queros, la cual indica el cambio que dará el hombre, a través de su estado de consciencia, y que se hará de forma simultánea y colectiva.  Además, anuncia el gran momento del encuentro “Mastay”, en el que se integraran los pueblos de los cuatro puntos cardinales. Indican que “Munay”, amor y compasión, son las dos fuerzas que guiarán esta integración entre los pueblos. Esta profecía también habla que Norteamérica, aportará la fortaleza física, Europa el aspecto mental y Sudamérica el corazón. 

Este nuevo tiempo traerá para el ser humano un gran paso hacia la conquista de su propia luz, llegará a alcanzar niveles de consciencia elevados y le dará paso a los “niños de la luz”, que vendrán despiertos ante su misión de vida.

La predicción de los Queros es llamada la época dorada y anunciará el nacimiento del “séptimo sol”.

Los Queros nos dicen: “Sigue tus propias huellas. Aprende de los ríos, las rocas, honra a tus hermanos, honra a la madre tierra, honra al gran espíritu. Hónrate a ti mismo y a toda la creación. Mírate con los ojos del alma y comprométete con lo esencial”.

Sin duda alguna, son muchos los llamados que el universo hace para que el hombre cambie su visión acerca de su interacción con el ambiente y el mundo que lo rodea. Es un llamado desde el corazón de una gran madre, que nos cuida y siempre quiere nuestro bien… ¡Nuestra Madre Tierra!

 

 

 

 

error: El contenido está protegido.