Seleccionar página

El anglosionismo sigue dominando el relato de todo ese Occidente. Nueva crónica de Calcioc. 

Al margen de los trámites oficiales que no sorprenden a nadie… 

https://odysee.com/@ActualidadRT:9/reeleccion_macron_francia_disturbios:7

la realidad sigue su curso.

Es evidente que Bruselas no iba a perder Francia. Si aún crees que las votaciones valen de algo es que no te has enterado de qué es la demoniocracia, ni la UE, donde ésta se practica.

https://ayl.tv/video/quereis-conocer-a-ursula-von-der-leyen/

La geopolítica occidental, centrada en la guerra de Ucrania de un modo mediático sin precedentes, está mostrando a las claras que el anglosionismo domina el relato de todo ese occidente, sin disidencias, sin posibilidad de réplica, sin debate o enfoques alternativos. Es la dictadura de las mal llamadas democracias, a la que le queda poco tiempo de vida porque, sencillamente, su aparato no es capaz de ganar las guerras y gestionar sus propios recursos adecuadamente. El resto del espectro de los mass media occidentales radica en expertos en la materia para los que es imposible no decir lo evidente y en los pocos medios de comunicación censurados de Rusia, Irán o Venezuela que no entran en las cadenas del Régimen del Nuevo Orden Mundial unipolar anglosionista.

«Si no detienen a EE.UU. habrá una terrible guerra en Ucrania«: experto

https://www.youtube.com/watch?v=W3Ljr2lI9a4

https://odysee.com/@ActualidadRT:9/zajarova-rusia-ucrania-canciller%C3%ADa:f

https://odysee.com/@ActualidadRT:9/Mearsheimer-rusia-ucrania-occidente-culpar:5

https://odysee.com/@ActualidadRT:9/20220418_rusred-arnitddweffewsa-pool_TG-(1):0

https://odysee.com/@ActualidadRT:9/asesinatos-Azov_residente-mariupol:d

https://odysee.com/@ActualidadRT:9/Que-has-hecho-mariupol-zelenski:3

De las conclusiones del almirante, la más importante fue su afirmación de que tanto China como Rusia “buscan activamente cambiar el orden internacional basado en reglas, mientras que Estados Unidos y nuestros aliados y socios buscan defenderlo”.

Estas declaraciones tanto de Stoltenberg como de Richards destacan la importancia crítica del conflicto actual en Ucrania. Una derrota de Rusia en el conflicto obligaría a repensar la comunidad internacional no occidental (que actualmente apoya abrumadoramente a Rusia), aunque no leerá eso en los periódicos locales ni sobre la falta de capacidad de la alianza occidental liderada por Estados Unidos. Por el contrario, la victoria de Rusia en esa guerra, que parece cada vez más probable, inevitablemente aceleraría el declive de Occidente como un actor global importante. Lo que apunta a la verdadera razón del apoyo a Ucrania dado por los Estados Unidos y sus títeres europeos. 

El resultado de ese conflicto es de importancia crítica porque el conflicto está siendo observado de cerca en todo el mundo. Hay dos resultados posibles. Por un lado, si Rusia es derrotada por una alianza occidental liderada por Estados Unidos, entonces, se invertiría la percepción actual en todo el mundo de Estados Unidos como una potencia en declive. Por otro lado, que Rusia gane este conflicto resultaría inevitablemente en una aceleración de las percepciones del mundo de la estructura de poder occidental en declive como una fuerza a tener en cuenta y, en la percepción estadounidense, temida.

En resumen, Occidente necesita ganar en Ucrania para revertir la desintegración de Estados Unidos y Europa a los ojos del mundo. Tal victoria parece cada vez más improbable. El mundo está experimentando cambios masivos en su equilibrio de poder. El énfasis se ha desplazado de Occidente a Oriente y la velocidad de la transición se ha visto marcadamente afectada por el conflicto en Ucrania. Occidente está mostrando una notable tendencia a juzgar completamente mal la resiliencia de Rusia y el impacto sobre su propia posición de juzgar tan desastrosamente mal el curso de los acontecimientos.

El final de una era 

Lo que estamos presenciando tiene un significado histórico. La guerra en Ucrania realmente marca el final de una era. Occidente debería haber notado la negativa del mundo en desarrollo a condenar el movimiento ruso. Sus implicaciones serán profundas en sus efectos. A la hegemonía occidental por fin se le ha dado la bota proverbial. No es antes de tiempo.

(…) Una señal segura de las dimensiones más grandes es la forma en que los aliados de EE. UU., la OTAN y Europa han desplegado rápidamente una guerra híbrida total contra Rusia, en un intento de destruir su economía. Las afirmaciones occidentales sobre “defender la democracia, la soberanía y el derecho internacional” son despreciables y fraudulentas. ¿Entregando armas a un régimen represivo y corrupto cuyo ejército está infestado de regimientos nazis?

No, EE. UU. y sus aliados occidentales están usando el conflicto, uno que Rusia trató asiduamente de evitar haciendo llamados razonables a los tratados de seguridad con la OTAN, como una oportunidad para aplastar a Rusia. Y no se trata simplemente de aplastar a Rusia. Se trata de aplastar cualquier desafío al orden occidental. Eso implica inevitablemente una confrontación con China y otros que buscan desafiar el “Consenso de Washington”.

La censura draconiana de los medios de comunicación internacionales de Rusia y el bloqueo a la economía de Rusia indican una campaña de hostilidad en toda la corte de las potencias occidentales que estaban listas para comenzar. La intervención de Rusia en Ucrania el 24 de febrero, basada en principios plausibles de autodefensa, proporcionó la plataforma de lanzamiento para la hostilidad occidental reprimida. Pero esta hostilidad no es simplemente hacia Rusia. Su objetivo es enfrentar el surgimiento de un orden mundial multipolar que está más allá del control del dominio liderado por Estados Unidos. Ese dominio, o hegemonía, se basa en el control estadounidense del sistema financiero global, así como en el poderío militar estadounidense bruto, asistido por sus adjuntos de la OTAN.

(…) Lo que está sucediendo en Ucrania es realmente el final de una era y una época. La guerra y el sufrimiento son abominables. Pero el sistema dominado por Occidente no dejó a Rusia más remedio que usar la fuerza física para defender sus intereses vitales. Ahora que se ha producido la ruptura, existe la sensación de que se ha cruzado el Rubicón. No hay vuelta atrás. La respuesta occidental ha sido contraproducente. Su guerra híbrida contra Rusia ha catalizado la desaparición del dominio global estadounidense y occidental. Su abuso politizado del sistema del dólar ha dañado fatalmente ese sistema y presagiaba la aceleración de una alternativa mejor, más democrática a nivel mundial.

Podría decirse que la escala de tiempo de este proceso global se remonta más allá de las tres décadas postsoviéticas o la era posterior al patrón oro que terminó en 1971 cuando EE. UU. lo eliminó por el bien de la supremacía del dólar. Se remonta incluso más allá de las ocho décadas desde la Segunda Guerra Mundial. Estamos mirando los últimos 500 años de Europa occidental y sus potencias coloniales, últimamente lideradas por la hegemonía de los Estados Unidos y su criminal pasión por los viajes belicistas.

No hay garantía del resultado. Pero baste decir que el viejo orden liderado por Estados Unidos tiene que desaparecer, y desaparecerá precisamente porque ya no es sostenible en lo que respecta al resto de la humanidad.

http://www.elespiadigital.com/index.php/noticias/geoestrategia/37442-2022-04-18-14-45-16

Y es que Rusia tiene todo de su parte para concretar la victoria de Oriente y la concepción multipolar del mundo.

https://odysee.com/@ActualidadRT:9/Shoigu-Arctic-ministerio-rusia:

https://odysee.com/@ActualidadRT:9/Lavrov-Zelenski-ucrania-rusia:9Imprescindible

Ver del 2’ en adelante.

Fernando Moragón: «Es una crisis económica sin precedentes, ni la Fed va a poder hacer nada”.

https://www.youtube.com/watch?v=56LCxuIhwYU

http://www.elespiadigital.com/index.php/noticias/geoestrategia/37454-2022-04-19-11-58-31Imprescindible

Alexander Dugin

En Rusia se están debatiendo tres opciones para Ucrania:

  • Dominio permanente de Donetsk, Lugansk y Jerson (además de la liberación de Zaporizhzhia, Járkov, Mikolayiv, Dniepropetrovsk) junto con Odessa;
  • Creación de Novorrusia (incluyendo a Odessa) y junto con Ucrania Central y Kiev (después de liquidar a la junta de Ucrania)
  • Dominio total de Ucrania.

Por supuesto, el cumplimiento de cualquiera de estos planes dependerá de cómo se desarrolle la situación en Donetsk. No obstante, es mejor apartarnos un poco de la situación inmediata y contemplar un panorama mucho más amplio.

El mismo inicio y desarrollo de la operación militar especial no deja dudas de que no se puede permitir que Ucrania siga bajo el dominio de los nazis y los globalistas. No se trata de ninguna clase de maximalismo, pues la reconstrucción del Imperio ruso depende de Novorrusia, aunque Ucrania Occidental puede conservar su forma de vida. Por supuesto, esto no implica que esta parte de Ucrania puedan hacer lo que quiera.

Uno de los factores más importantes de este conflicto fueron los ataques en contra de la Iglesia Ortodoxa Rusa en Ucrania. El problema subyace en que la primera y la segunda opción son bastante defectuosas e implican que se abandone a millones de creyentes ortodoxos a que sufran torturas, terrorismo y genocidio por parte de los poderes occidentales. Estos últimos serán destruidos en caso de que los abandonemos y eso implica que tendremos que dominar también la parte Occidental de Ucrania.

Por supuesto, la última opción nos la imponen tanto Kiev como Occidente. Zelensky está dispuesto a hacer cuantos sacrificios sean necesarios con tal de arrastrar a la humanidad a un conflicto nuclear. Considero que Zelensky ahora piensa que no sólo no es el presidente de Ucrania (la cual ha sido hecha pedazos), sino uno de los sirvientes del “anticristo”. Y, sin duda, cada vez está haciendo mejor este papel: todos los exegetas de la Edad Media han dicho que la figura del diablo se esconde tras la máscara de un bufón.

Zelensky parece haber entrado en una especie de éxtasis que es inexplicable sin el uso de drogas fuertes: cree que es el “el nuevo David” que lucha contra Goliat y, sabiendo que no puede ganar, pide a Occidente que despliegue todo el poderío militar de la OTAN con tal de desatar una catástrofe sobre la humanidad. Podríamos decir que la política ha sido liquidada y ahora estamos frente a un escenario apocalíptico.

Nuestro gobierno parece dispuesto a decidir entre el primer, segundo o tercer escenario, pero realmente eso no es así. Al igual que es imposible volver a la situación anterior al 22 de febrero del 2022, ahora que todos los puentes quemados, tampoco podemos asumir la primera o la segunda opción. Ya no podemos volver atrás. Las apuestas se han hecho cada vez más altas y solo conseguiremos salir victoriosos si hacemos nuestra la tercera opción.

Lo diré claramente: ya no se trata del realismo político-militar, sino del realismo apocalíptico. La guerra, poco a poco, se convierte en una verdadera lucha apocalíptica que incluso sobrepasa el choque de civilizaciones.

El destino, no sólo del Heartland, sino también del Espíritu, depende de quien triunfe en Ucrania: o esta parte del mundo será iluminada por la «omoforia» (1) de Cristo y de su Inmaculada Madre o la cuna de nuestro Estado, Iglesia y cultura de nuestro pueblo seguirá bajo el poder de Satanás.

La lucha por el Donbass, por Odessa, por Kiev, e incluso por Lvov, forma parte de una batalla escatológica mucho más amplia. Algunos sabían que esto ocurriría, pero muchos rusos no pensaban que esto sucedería durante el plazo de nuestra vida: más bien era algo que le tocaría a nuestros descendientes…

La realidad precede a los sueños, incluidos los sueños escatológicos e imperiales. El dominio del materialismo, la economía, el análisis racional, los expertos, los tecnócratas y los administradores ha llegado a su fin y las ideas han vuelto a reinar sobre el mundo. La batalla de hoy es una batalla de ideas: la Idea Rusa, el katechón y la civilización ortodoxa contra la civilización occidental del Anticristo.

Los rusos no necesitan Ucrania, pero Cristo sí. Por eso luchamos y seguiremos combatiendo hasta el final.

Notas del Traductor:

  1. El omoforio u omoforion (del griego ὠμοφόριον omophórion, «portar sobre la espalda») es un ornamento litúrgico usado por los obispos ortodoxos y por los obispos católicos orientales del rito bizantino.
  2. Usted afirma que Putin se vio obligado a lanzar esta operación militar especial en Ucrania. ¿Podría explicar mejor este punto?

Putin se vio obligado a lanzar esta operación militar especial porque el ejército ucraniano estaba preparado para lanzar un ataque masivo contra el Donbass. De haber llevado a cabo este ataque y salido victoriosos, entonces, los ucranianos hubieran atacado Crimea, por lo que Putin decidió adelantarse y golpear primero. Cualquier gobernante que sea defensor de la soberanía y la autonomía de su pueblo hubiera hecho lo mismo.

http://www.geoestrategia.es/index.php/tribuna-libre/37460-2022-04-20-14-17-23Imprescindible

https://odysee.com/@ActualidadRT:9/Turquia_rusia_ucrania:9 Imprescindible

https://odysee.com/@ActualidadRT:9/putin-rusia-europa-estadosunidos:5Imprescindible

https://www.elconfidencial.com/mundo/2022-04-21/rusia-cierra-consulados-estonia-letonia-lituania-medidas-hostiles_3411943/

Mientras, en China paran la economía que, sumada al bloqueo energético de Rusia, va a hacer que occidente claudique tras agotar sus propios recursos y morir de hiperinflación.

https://videos.elmundo.es/v/0_luskf23i-el-atasco-de-500-barcos-en-el-puerto-de-shanghai-agrava-la-crisis-mundial-de-suministros

S&P: Primeros síntomas de pánico.

https://www.youtube.com/watch?v=aaZWhxYPILI

A continuación una puesta en escena para los medios occidentales, que no se los dejan ver a la población occidental, pero que si que ven RT.

https://odysee.com/@ActualidadRT:9/shoigu-ucrania-mariupol-control:4

https://odysee.com/@ActualidadRT:9/PUTIN-AZOVSTAL_cancelar:7

Las películas de acción destinadas al público mass media siguen también en plena ebullición. El mundo ya no es interesante sin una concatenación de guerras, atentados y cracks permanentes que hacen de la realidad un Hollywood ambulante. Hollywood ni siquiera cuenta ya historias, sólo muestra el satanismo arquetípico al desnudo película tras película. 

https://odysee.com/@ActualidadRT:9/2022.04.22-Drone:5

Existe la clara intención de conducir el conflicto hacia Oriente Próximo e Israel es el ejecutor de esa agenda. Se acabó por tanto lo que se daba. La segunda venida de Cristo viene de Oriente a Occidente y la cuestión está cada vez más clara. 

FIN DE CICLO: ¿Y AHORA QUÉ PODEMOS HACER?

https://www.youtube.com/watch?v=fXbto31AXqg

Y Occidente lo pasará mal si no se suma a la ola que Oriente le brinda para sumarse al nuevo mundo.

Lo contrario es un escenario distócico.

https://ayl.tv/video/ellos-deciden/

error: El contenido está protegido.